junio 16, 2010

enamorada... desesperada




"esta lúgubre manía de vivir
esta recóndita humorada de vivir
te arrastra Alejandra no lo niegues.

hoy te miraste en el espejo
y te fue triste estabas sola
la luz rugía el aire cantaba
pero tu amado no volvió.

enviarás mensajes sonreirás
tremolarás tus manos así volverá
tu amado tan amado.

oyes la demente sirena que lo robó
el barco con barbas de espuma
donde murieron las risas
recuerdas el último abrazo
oh nada de angustias
ríe en el pañuelo llora a carcajadas
pero cierra las puertas de tu rostro
para que no digan luego
que aquella mujer enamorada fuiste tú.

te remuerden los días
te culpan las noches
te duele la vida tanto tanto
desesperada ¿adónde vas?
desesperada ¡nada más!"

[Alejandra Pizarnik, La enamorada, 1956]


*****

4 comentarios:

Doctor Gurma dijo...

Qué impacto! maravilloso texto
Gracias por compartirlo adoradísima admiradísima
Besos

marichuy dijo...

Doc

Así es casi toda la poesía de Alejandra: estremecedora. Y como me decía una bloguera española, pocas poetas se “azotaron” con la elegancia de la Pizarnik

Un gusto poderlo compartir, pero más todavía que esto encuentre algún eco.

Un beso

José dijo...

Dentro de mi infinita ignorancia, hoy vengo a descubrir la importancia del ritmo, de la cadencia, la métrica o como se llame a esa gracia de acomodar las palabras en versos. Resulta que lei en prosa el post y no entendi ni senti nada, más bien pense y ora que le paso a marichuy que esta escribiendo dispartada.
Pero ya abriendo el tema, y leyendo en verso, dandole la fuerza y magnitud a cada palabra de acuerdo a su posición, la cosa cambia. La única lastima, es que no sea tuyo, deberías de animarte de vez en cuando a subir unos versillos tuyos, se que no te va a ir mal.
un saludote

marichuy dijo...

José

La Pizarnik es de las buenas, buenas poetas... justo como me gustan: ajena a reglas clásicas, casi simbolista. Intensa y genial esa mujer.

Saludos