mayo 27, 2009

poesía para envolver

Una tarde cualquiera usted deambula por la ciudad y repentinamente, queda prendado de un bonito tarro para café. De acuerdo, esto es una proyección: mi artículo fetiche favorito son los tarros para café; cuando viajo, siempre me compro uno. El quid es que el objeto de su repentino deseo, sea rompible y requiera protección. Como usted no anda en un gran almacén ni en una pequeña boutique, sino en un sitio más rústico, por ejemplo un mercado artesanal o el mercado de las pulgas de su preferencia, no hay cajita a la medida, ni siquiera papel burbuja [digresión: es magnífico como terapia para la neura, después de media hora de reventar esas burbujas… uno queda lacio, lacio] para envolver el objeto, por lo que el dependiente se lo envuelve en periódico viejo. Una vez en su casa, usted desenvuelve su preciado objeto, hace bolita o rompe el papel y... a la basura. Eso hacen las personas normales. Pero existimos otras –lo digo en plural porque quiero pensar que no soy la única-, a las que nos da por curiosear ese periódico y no lo tiramos sin antes haber visto qué decía. En el noventa y nueve por ciento de los casos, se trata de información que no resulta de nuestro interés. Pero en el uno por ciento restante, cabe la posibilidad de encontrarnos con… poesía. Y entonces, uno se siente casi en una película. Ese es el caso de la poesía que pongo aquí. Apareció perdida en un pequeño rincón del último sitio donde yo hubiera creído encontrar poesía: un diario especializado en economía y finanzas, El Financiero. Aquel pedazo de periódico había servido para envolver un hermoso tarro de talavera poblana que me encontré en algún tianguis sabatino. Pero lo mejor de todo fue leer el nombre del autor de esa pequeña poesía encontrada: un amigo bloguero. Y aún más curiosidades o vueltas de la vida: en aquel tiempo, él tenía una columna semanal (buenísima) en otro periódico... digamos, rival de El financiero. Y resulta que en la actualidad, sus textos son publicados en este diario especializado en mercados de valores y en cual, por una razón que él mismo desconocía, años atrás habían publicado su poema.

Y aquí el poema

"Porque estos días lluviosos me lo exigen
con su necia soledad vespertina,
y la ajena belleza de unos cuerpos
que conozco bien y que me desconocen
es apenas una daga feliz
que en mí se derrumba. También porque es cierto
que la vida es una vano,
un inútil montón de negligencias.

Volver a ese tibio gozo
que implicó cada cosa hecha contigo;
a la rutina y al aburrimiento,
tan queribles, pero al ardor también,
al ardor, a la dicha y a la alegría.
Al sencillo detalle de abrazarte"

Alonso Ruvalcaba

30 comentarios:

jota pe dijo...

-- cuantas cosas puedes encontrar en un mercado de pulgas: obsesiones, viejos amigos, un poema, terapia para la neura, en fin, todo lo que eres tu, una taza de cafe adictiva, besos marishuy!

Ana dijo...

Hola Marichuy!
si, es increible lo que puedes encontrar en periodicos y revistas que de uso final son envolver tazas para cafe...
y es donde encuentras ese tipo de sorpresas
muy bonito poema sobre todo esa frase que dice "volver a ese tibio gozo, que implico cada cosa hecha contigo..." me imagino a una persona que regresa a su hogar despues de haber estado en aventuras...
un abrazo y que tengas un excelente dia
=D

Doctor Gurma dijo...

Marichuy admirada y adorada:

Pero por supuesto que has presenciado no una excepcional ocasión para encontrarte con la circunstancia más difícil de los humanos. Sino has sido testigo de un mismísimo milagro urbano. Atribuible al caos, al universo o la deidad de su predilección que ha querido recordarte muy satisfactoriamente la labor de un amigo tuyo. Tu anédota primero me recordaba a "El diario a diario" de Cortázar,pero el atrevimiento a husmear entre las letras del envoltorio fue recompensado con tan magnífico texto, que reconforta, apapacha y mira a la lluvia con tintes esperanzados y alentadores

Saludos!

marichuy dijo...

Jota-pe

Y luego para que ir a los mercados de las pulgas... se vuelve una obsesión.

Un abrazo

marichuy dijo...

Ana

A mí no me ha pasado mucho; así que este me maravilló.

El poema a mi también me parece muy lindo.

Un abrazo

marichuy dijo...

Doctor Gurma

Has definido bien el poema: es apapachador; como un bálsamo en una tarde de lluvia.

Saludos

lastresyuncuarto dijo...

Buenos días Marichuy, he leído con mucho gusto tu post.

Primero por que el coleccionar tazas para el café me recordó a una amiga, a la que siempre es fácil complacer con una taza de café para su colección.

Es verdad la terapia del papel burbuja, ayuda a tronar las bolitas de aire, claro que si estas en compañía o tu eres la compañía de alguien que se la pasa tronando las bolitas, puede llegar a poner nervioso al que no lo hace, esta terapia es para una persona que se encuentra sola, ahora no se si regalarte una Taza o un rollo de papel. En fin lo pensare muy bien.

Y claro de vez en cuando veo el periódico en el que viene envuelto algún artículo que he comprado en el mercado o en el “tianguis”, para mi mala suerte siempre me tocan esquelas de personas que ni conozco o de otras que no sabía que habían fallecido, o la nota roja del periódico, nunca me he topado con la suerte de que envuelvan mi compra con poesía o con algo que me llame la atención.

Que lamentable es saber que acabará tu poema en la basura, piensa en los muchos que tiramos sin más el periódico, en casa Herr BB lo guarda siempre, por si se ofrece para cualquier cosa, y yo que lo tiro no sin antes ver que me vuelve a tocar el clásico pésame a la familia o los 20 ejecutados.

Es un gusto que compartas el poema de tu amigo, es un gusto que además de hablar de finanzas y del cochino dinero, los diarios de finanzas se acuerden de publicar cultura.

Gracias por compartir.

Un abrazo a la coleccionista de tazas y de tesoros perdidos,


Dilbertina

Luis Alvaz dijo...

wow... qué linda historia, de verdad es curioso.

Entonces coleccionas tarros... un día deberías tomarles fotos y publicarlas por aquí, jeje.

Saludos y un abrazo.

PD. Ya vi la imagen de La Mouche, quedó muy bien en tu blog.

CROUPIER dijo...

WOOOOOAAAUUU...MARICHUY
ERES LA NETA...TUS BLOGGS ESTAN DÉ POCA MADRE ...TODO LO QUE ESCRIBES ESTA GENIAL ME ENCANTA...GRAX POR HABBER HECHO UN BLOGG Y PUES ESPERO QUE SIGAS ESCRIBIENDO ASI...GRAX.

ESA MUSICA DE FONDO CON TUS BLOGS NO BUENO VIAJO NETON...UN ABRAZO.

marichuy dijo...

Dilbertina

Me complace que te gustara este simplón post.

La historia del poema aparecido en el Financiero, siempre quise escribirla

Y de mi manía por los tarros para café, qué te puedo decir, fetichista que soy; ni hablar.

Oye, si la terapia del papel burbuja te pone de nervios... mi reina, entonces estás peor de neuras que yo, jajá

Abrazos

marichuy dijo...

Luis

Esta historia es como para usted, joven poeta.

Y sí, me encanta coleccionar tarros

Un abrazo

marichuy dijo...

Croupíer?

Qué genial link. Hay un film inglés de finales de los noventas, llamado así y el croupier es personificado por Clive Owen (con pelo cortito rubio y sombrerito de bombín; una monada). No es la gran cosa, pero entretiene

Pues muchas gracias por tus amabilísimos conceptos y comentarios.

Cuando quieras serás bienvenido

Saludos

Potter dijo...

Saludos Mi querida!

Debes aclarar que es exactamente un "tarro de cafe", es un frasco donde viene el cafe molido? ó es un recipiente plastico donde te sirven cafe caliente?

Porque ya mismo salgo a buscarte la opción correcta para vos. Nosotros producimos el más suave del mundo, el cafe y el amor!

Genial historia, me encanta cuando dejas ver aspectos muy personales tuyos!

Que genial poema, muy aterciopeladito! hummm

marichuy dijo...

Querido Potter

tarro de café es esto:

http://www.mextreas.com/tss10TarroCafeGnde3LGE.jpg

Me consta que el café de tu tierra es exquisito

Besitos y gracias

CROUPIER dijo...

ASI ES MARICHUY.. EL CLIVE OWEN ME INSPIRO DESDE HACE UN BUEN PARA ESTE LINK..."CROUPIER" INDEPENDIENTEMENTE DEL FILM, ME ENCANTA ESTA PALABRA, ES COMO CUANDO VEZ EN TV A UNA MUJER COMER UNA FRESA LENTAMENTE EN UNOS SUAVES Y EXQUISITOS LABIOS ROJOS, ME ENLOQUECE.
CREO QUE ENLOQUECI DE MAS... PUES ESTO SOY MARICHUY, SOY UN LOCO, SOY UN CINEFILO, SOY LO QUE QUIEREN SER, ASI SOY...UN CROUPIER.

CROUPIER dijo...

P.D. TE ESCRIBIA PARA DARTE LAS GRAX POR COMENTAR EN MI HUMILDE BLOG..SNIF..BUENO ..GRACIAS.

marichuy dijo...

Croupier

La palabra es muy atractiva, tiene un sonido rico. Una palabra que se remonta al Siglo XVII; aunque es un principio su significado únicamente atendía a la raíz "le croupe": la grupa. En francés se distinguen dos variaciones:

"croupière", que sigue conservando el significado original, el de la grupa.

y

"croupier"; nombre que se da al ayudante del banquero de las casas de juego. Lo de "tallador" ya es una derivación.

Al contrario, gracias a ti.

MauVenom dijo...

YO HAGO LO MISMO ! YO HAGO LO MISMO ! YO HAGO LO MISMO ! YO HAGO LO MISMO ! YO HAGO LO MISMO ! YO HAGO LO MISMO !

WOW !

Y todavía tengo hago hasta la ridiculez de sentarme a leerlo... y luego si resulta envolver algo que estaba guardado por años mejor porque tiene noticias e información qeu hasta risa pueden dar por el paso del tiempo...

jajajaja

y efectivamente encontré un día un artículo maravilloso sobre Sor Juana

sí, te entiendo perfecto

es más a partir de hoy envolveré mis objetos en Letras Libres, jaja.

Besos

Ana A. dijo...

De vez en cuando hago lo mismo, no siempre, pero me énfoco más en descubrir la fecha del papel... no se porque.

El Financiero, curiosamente, es uno de los diarios con mejor sección cultural en el DF esto gracias a su editor Víctor Roura, googleenlo pa' que lo lean. Antes tenía una columna que se llamaba "Los tamaños del amor", era magnífica, con ella me enamoré y me desenamoré mil veces. Pude conocerlo y hasta le escribí algo, luego lo posteo.

Esta vez me quedo con "al sencillo detalle de abrazarte". me mató.

marichuy dijo...

Mau

Querido, pero si los envuelves en páginas de "Letras Libres", ya no tendrá gracia. El chiste es encontrarte algo en, por ejemplo, "La prensa" o el "Esto"

Besitos

marichuy dijo...

Ana

Tienes razón, "El Financiero" tiene una magnífica sección cultural.

Ese poema es sencillo, pero muy apapachador, como decía alguien por aquí.

Un abrazo

MauVenom dijo...

Sí, tienes razón

bueno, al menos si no encuentro poesía o algo así me toparé con alguna tira cómica de Trino que me hace tanta gracia.

Kyuuketsuki dijo...

Que bonito. Y más bonito porque a mi me pasa muy frecuentemente con los periódicos que se ocupan en las obras; soy arquitecto, y en las visitas a obra, entre gorros de albañiles y periódicos que se usan para proteger, a veces me pierdo, por que da la casualidad de que justo ese trozo muestra algo realmente interesante. Una vez me encontré un artículo de Umberto Eco cubriendo pedazos de cimbra.

Pruebe usted el café de altura... de la sierra norte de Puebla :D

marichuy dijo...

Mau


Extraño al buen Trino, je

Besos

marichuy dijo...

Kyuutseki

¿Y te pones tu gorrito, hecho con las páginas del emblemático diario deportivo "Esto"?

Ya imagino tu felicidad cuando encontraste ese artículo sobre Umberto Eco.

Kyuuketsuki dijo...

A veces si me lo pongo, cuando ando payasón; pero como estoy muy poquito en obra realmente, nomás me entretengo con lo que llego a ver.

(no olvide la recomendación sobre el café)

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

Ah... perdona se me pasó comentarte: mis cafés mexicanos favoritos son el de Coatepec y el de la Sierra Norte de Puebla... y odio Starbucks, je.

Clarice Baricco dijo...

A mi también me gusta comprar tasas, de hecho alguna vez escribí sobre ellas. Y tienes buen gusto en cuanto a tu preferencia del café de Coatepec. El mejor.
Y el destino de esa tarro se convirtió en una poesía tan linda.

Un placer leerte.
Bienvenida siempre.


Graciela.

marichuy dijo...

Clarice

Lo mismo digo, gracias por tu visita y bienvenida.

Saludos

Exenio dijo...

Mira nada más... tiempo al tiempo, no? (y los de los números ¿la leerán? ¿la comprenderán?).