septiembre 09, 2009

libros sin papel

Tema por demás controvertido, hay quienes ya entonan cánticos mortuorios por “la desaparición” del libro y los periódicos impresos. A fines del año pasado leía un texto titulado Una prensa sin Gutemberg, en el cual, como su nombre lo indica, se analizaba hasta qué punto en un mundo que se mueve a gran velocidad, los periódicos impresos han sido rebasados por su propia versión electrónica y se aproximan a ser historia. 

¿Y qué pasa con el libro en su formato tradicional? ¿Cómo se comporta frente al crecimiento de los e-book y de la piratería virtual? (por no mencionar la crisis económica). Según estimaciones realizadas por especialistas estadounidenses, la tendencia indica que hacia 2018 el mercado del libro electrónico habrá rebasado al del libro tradicional.   

En su columna más reciente publicada en el periódico Reforma, el escritor mexicano Juan Villoro aborda ese tema tan de moda. Su texto juega con la fantasía y quizá para no perderse en lamentos ni exequias adelantadas, plantea la interrogante al revés: imaginemos que siempre hemos leído libros en pantalla y que un buen día Gutenberg nos sorprende con la invención del libro impreso. ¿Qué pasaría? ¿Cómo reaccionaría la siempre veleidosa “opinión pública”, esa que vive presa de los vaivenes de la moda y modernidad? Seguro, aventura Villoro, siendo como es, afecta a comparar peras con manzanas, la gente celebraría la ultramodernidad del libro y temporalmente, se olvidaría de su forma tradicional de leer libros, en pos de esa novedosísima lectura de libros en papel.  
Un poco lo que pasa hoy en día fuera de la fantasía, la gente se deja deslumbrar por la novedad; esto sin menoscabo de las innegables las ventajas que ofrece la informática. Hasta hace unos pocos años, era impensable el poder almacenar cientos de libros en un pequeño dispositivo electrónico; además, está la posibilidad de jugar y mezclar los textos de varios libros y el ya mencionado poco espacio que requieren para su almacenamiento: una biblioteca entera cabe en la palma de una mano. Esto por mencionar sólo algunas de sus ventajas y sin embargo, para Villoro (y yo lo acompaño en su romanticismo melancólico), siempre serán lecturas distintas, aún tratándose del mismo libro, las que se realicen en su versión electrónica e impresa.  

Yo no puedo imaginarme acariciando un despositivo electrónico, de la misma forma que puedo acariciar, palpar, oler un libro de papel. Uno ama sus libros, se encariña con ellos y entre más tiempo pasan a su lado, más los va sintiendo parte de uno. Perderse en una librería o en una biblioteca (en una librería de viejo), son placeres que no se comparan con nada. ¿Anticuada? Probablemente. 

Villoro es determinante al decir que el libro impreso es el único invento cuya tecnología tiene carácter definitivo; su sistema operativo no requiere actualizaciones, aunque su mensaje subyacente cambie con el tiempo, dando paso a nuevas interpretaciones. Pero las ventajas más románticas (según yo), entre la muchas que enumera son: i) el libro es el único “aparato” que se inventó para ser dedicado, tanto por su creador como por quien lo obsequie; ii) los libros pueden escoger a sus lectores y existen algunos que no se dejan leer, si uno no es merecedor de tal honor (me pasa con El Ulices de Joyce). Y yo le encuentro otra, con todas sus muchas posibilidades y ventajas, la lectura electrónica resulta agotadora en comparación con la lectura en papel. 
Termino con las palabras de Juan Villoro: El libro ya cambió al mundo; si se inventara hoy, sería mejor.

Adéndum 1: en el blog la républica de los libros», me encontré el listado de los diez libros más pirateados (entiéndase “bajados” vía Torrent) en 2009:

1. Kamasutra
2. Adobe Photoshop Secrets
3. The Complete Idiot’s Guide to Amazing Sex
4. The Lost Notebooks of Leonardo da Vinci
5. Solar House – A Guide for the Solar Designer
6. Before Pornography – Erotic Writing In Early Modern England
7. Twilight – Complete Series
8. How To Get Anyone To Say YES – The Science Of Influence
9. Nude Photography – The Art And The Craft
10. Fix It – How To Do All Those Little Repair Jobs Around The Home

El autor del blog no defenestra la piratería, aunque sí lamenta el tipo libros más demandados. Para él, el día que los libros masivamente pirateados sean (por citar algunos) los de Vladimir Nabokov, Roberto Bolaño y Pierre Michon (escritor francés casi underground), ese será un gran día… en cambio, piratear la zaga completa de Twilight, le parece una desgracia… 



imagen Gustave Courbet. Joven Leyendo

19 comentarios:

Abraxas dijo...

Yo también adoro los libros "de papel"... hasta su olor sea de nuevos o viejos... Pero de que va a llegar la era en que ya no sean así como los conocemos, va a llegar, nos guste o no a los anticuados.

Recuerdo que cuando empezó el furor de los e-books (Hace muuuuuchos muuuchos años... cuando yo era joven y bello, porque esto NO es nuevo) Leí algunos en ese formato con mi "Palm-Pilot 1.0" (el primer organizador electrónico realmente funcional) y la verdad no me gustó nadita. He de decir que esos libros electrónicos que leí no eran pirateados, los compré "online" cuando apenas empezaban las librerías electrónicas...

Todavía tengo esos libros por ahí... y la verdad me gustaría tenerlos aunque fuera en "paperback", porque yo también soy anticuado aunque a veces quiera hacerme el futurista.

Aurore Dupin dijo...

Querida:

Debo confesar mi anacronía: adoro al libro como objeto físico; olerlo, palparlo... la lectura virtual -en lo personal- me parece como el cybersex; sencillamente, no me atrae, no es la experiencia multisensorial que busco.

Besos talámicos.

Dilbertina-Menospausas dijo...

Marichuy, no hay cómo tomar un libro y llevarlo contigo a tu rincón preferido, salir con él a caminar, ir a cualquier parte y sacarlo para leer una página o todo el libro de un jalón.

Her BB que ama los libros, un poco menos que a mi, o de manera diferente, los huele, los acaricia, casi lo besa y casi les hace el amor, este post te loa agradezco porqué me acorde que no esta y que me gusta cuando hace eso ante un libro, lo compra o le llega, y lo primero que hace es olerlo, tocar la portada, verlo con sus ojitos azules…amo los libros más porqué me recuerdan a Her BB.

Gracias.

marichuy dijo...

Abraxas

De que esa era llegará, ni qué decir; así será... nos guste o no a los anticuados y románticos, cuasi fetichistas amantes de los libros. De que nomás no me hallo leyendo en forma virtual pues qué te digo: no me hallo.

Saludos

marichuy dijo...

“la lectura virtual -en lo personal- me parece como el cybersex”

Queridísima

Jajá. Eso mismo pienso yo; gracias por decirlo

Besos fetichistas

marichuy dijo...

Querida Dilbertina Sin Pausas

Ya siento que amo a Herr BB (ups). Pero como dice Abraxas, al final sea en 2018, antes o después, el E-Book reinará y entonces nosotros volveremos al origen; nos sentiremos como los monjes benedictinos de "El nombre de la rosa", partícipes de un arte, un placer, casi prohibido. Y así, hurgaremos entre los armarios de las viejas bibliotecas o librerías que queden.

Gracias a ti

Hluot Firthunands dijo...

Hola, Borges decia:

"De los diversos instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de su vista; el teléfono, de la voz; luego tenemos el arado y la espada, extensiones de su brazo. Pero el libro es otra cosa: es una extensión de la memoria y de la imaginación."

Yo no considero que el libro deba de ser de papel, como no considero que el microspopio deba de ser optico o electronico. El libro es una extencion de la memoria y la imaginacion.

Gracias a mi Palm he leido muchos libros, es mas practico cargar un pedacito de plastico y metal que un libro de papel. Tambien hago corajes cuando no veo nada en la pantalla porque me deslumbra el sol.

Creo que es cuestion de gustos que prefieres. Pero, hace 20 años se pronosticaba que el Siglo XXI empezaria con el trabajo en casa donde todos estariamos conectados a internet. Eso no ha pasado, en parte por la falta de cobertura de la web, pero en parte porque durante una conversacion cara a cara el 80% de la comunicaicon se da por el lenguaje corporal. Para tener confianza y para ponernos de acuerdo tenemos que vernos la cara y el cuerpo. Al menos en mi profecion asi es, aunque en teoria podriamos trabajar via web.

Hace un mes decidi hacerle caso a una amiga, compre un plumafuente. Ella jura que escribir con plumafuente estimula las neuronas, ayuda a pensar mejor. Yo no lo creia hasta que escribi una oracion. Ahora no quiero escribir con otra cosa.

Creo que el libro de papel existira por la misma razon que el trabajo en oficina frente a frente: porque es algo tangible. Es algo que podemos ver y leer sin necesidad de un aparato. Es algo que podemos citar para un trabajo de investigacion sin miedo a que lo borre un virus.

Existira por la misma razon que los plumafuentes: porque estimula la inteligencia. Pasar las hojas de un libro ejercita la memoria y la imaginacion. El ebook no lo hace.

Seguire leyendo en papel y en pantalla, pero sospecho que los libros de papel seguiran durante muchos siglos, incluso mas que la pantalla.

Doctor Gurma dijo...

Concuerdo con la preferencia de los comentaristas adorada y admiradísmima Marichuy, además que mis ojos se acaban más rápido leyendo en electrónico que en papel. En el futuro que nos toque veremos cómo coexisten, uno en declive y otro en avanzada. Y esto porque más allá del anacronismo nuestro, hay gente para la que es aún más difícil la transición de no tener nada a tener una compu y leer... Porque yo aspiro a que cada vez busquemos alimentar de comida y libros a más personas (y a la paz mundial, recuerda)
Besos lectores del papel y del electrónico reemplazo

marichuy dijo...

Hluot Firthunands

Cuestión de gustos, de comodidad y hasta de fetichismos. Confieso que yo nos soy tan amante de los gadgets y que a mí, leer en una Palm me parece muy cansado.

Pues ojalá los que han realizado esas proyecciones que menciono, se equivoquen.

Saludos

marichuy dijo...

Doctor

Creí que yo era la única achacosa que se hartaba de leer en pantalla (amén de que los ojos si se cansan y gastan/dañan más).

Nos queda esperar, quizá llegue el día en que los libros de imprenta, vuelvan a ser objetos raros, sólo aptos para coleccionistas románticos (como los incunables).

Saludos

Luis Alvaz dijo...

Creo que el consenso es absoluto, nadie quiere que el libro desaparezca, y en lo que a mí concierne me parece que será muy difícil que así sea.

La creciente ola de piratería de libros vía torrent o vía blogs, sucede por la sencilla razón de que algunos son excesivamente caros y las editoriales se niegan a comercializar tomos más accesibles.

Por otro lado el fenómeno tiene muchas caras. Muy pocas editoriales le dicen al lector el origen del papel que están usando. En Europa ya hay algunas que indican cuando la fuente es sustentable o de papel reciclado; pero en la mayoría de los casos no es así, lo que supone un hecho muy irresponsable, tanto de las editoriales como de los consumidores (o lectores).

Sin duda el auge de los "libros electrónicos" permitirá disminuir un poco la tala inmoderada; aunque hay que señalar que esta situación se pudo haber prevenido mucho antes si la industria editorial y la de papel hubiera hecho su tarea a tiempo.

Lo único que me entusiasma de todo esto es que, quizá, deje de existir la mediación despótica de las editoriales, y haya un diálogo más directo entre escritor y lector. No sé si en verdad esto pueda suceder, pero es hora de reconocer que la industria editorial y el Copy Right no han hecho sino quitarle el crédito a los hacedores literarios.

Hace poco leía a Arturo Brennan en La Jornada hablar sobre las revistas culturales del país y el por qué muy pocas se han mudado a Internet, o han usado esta herramienta como un complemento de su producción habitual, y se refirió a exactamente lo que señala Juan Villoro.

Yo aún creo que será más complicado que lo que se dice. Mientras los lectores estén renuentes a leer con dispositivos electrónicos, el libro seguirá vigente.

Saludos y un abrazo

marichuy dijo...

Luis

Más bien, casi ninguna Editorial informa sobre el origen de su papel y la verdad, dudo que utilicen ecológico.

Es en este punto donde los E-book tienen relativa ventaja. Y digo relativa, porque al final no sé qué tan ecológica -renovable- sea la energía que utilicen. Ergo, es una cuestión de cultura ambientalista, rubro en el cual no andamos muy bien en términos generales.

En fin, a veces me quiero poner medio hitleriana y decir que debería prohibirse la utilización de papel, para editar bodrios como los que "escriben" Vicente Fox y las estrellitas televisivas.

Un abrazo

Ana dijo...

Hola! he adquirido tres libros por la red... Los funerales de Mamá grande, los cien nombres de Saramago y otro que de momento no recuerdo... y la verdad los imprimi y mande encuadernar... no hay como lo que dice Menopausas, que el libro te acompañe a donde vayas... y oler sus hojas es un deleite...
hace poco regale el libro de Ulises y me hicieron el mismo comentario que tu dices ... que no se deja leer... puedo preguntar por que?
abrazos
=D

marichuy dijo...

Ana

Uff y entonces cuál es el chiste? No; no es cierto, de algo te servirá tenerlos en ambas versiones.

A mí, con toda sinceridad, el Ulyses de Joyce me pareció una lectura densa. Lo leí (sin terminarlo) en la prepa. Y jamás he regresado a él... por floja.

Un abrazo

jota pe dijo...

-- Aurore, me parece que no es un prolema a resolver o meditar, es un hecho, los libros tienden a desaparecer pero la estupidez humana sigue intocable. La informatizacion tiene miles de ventajas, que en un futuro desaparezca tambien la television, el telefono, los cines, los videojuegos, la computadora se esta conviertiendo en una arca de la alianza con un Dios sangriento y habido de nuevas victimas, es la nueva forma del capitalismo "democratico" pero salvaje que no se va a detener por romanticismos o derechos humanos, al contrario, ahorita mismo somos sus adoradores, bendita sea esta epoca digital

Aurore Dupin dijo...

Jota Pe:

El post pertenece a nuestra diosa Marichuy, pero te tomo la palabra escrita -como a mí me gusta, porque lo verbal no se me da-.

La estupidez humana permanece intocable: cierto. Cuando el internet es un mundo ilimitado de recursos para ampliar horizontes mentales de todo tipo, básicamente se usa para:

1. Buscar porno (per se)
2. Buscar porno (alternativo)
3. Buscar porno (redes sociales, chats, etc.)
4. Buscar chistes estúpidos
5. Buscar videos estúpidos
y así...
Hasta llegar a libros estúpidos: Crepúsculo, por Dios, ¿quién puede leer semejante basura?
(Ah, sí, los fans de los libros de autoayuda, Doris Lessing, Dan Brown -y ya no sigo porque me van a lapidar si toco a vacas sagradas-).

La informatización tiene sus polos, como todo en este mundo, lo malo es que los humanos nos empeñamos en utilizar el más deplorable:

V. gr. La televisión: he visto programas increíbles, pero también La Oreja, Ventaneando y la programación mañanera, que son un insulto al CI mayor de 100.

El teléfono: Los secuestradores, extorsionadores en general y parafílicos que nos tienen al alcance del oído.

Los cines: Es un séptimo arte -no lo dudo- pero con los bodrios no sé si reír o llorar.

Los videojuegos...ahí sí doblo las manos: Hitman y Assassin`s Creed fueron una catarsis necesaria durante mucho tiempo.

Sí, todo tiene sus potencialidades, y cada quien lo usa según sus necesidades.

Y, si como dice el Pulpo "Afuera no hay nada para mí" (lo cual es cierto, en mi caso) prefiero un libro -aunque mi lap es un fetiche difícil de soltar, la amo, es como mi alter ego-.

http://pulpoojete.blogspot.com/2009/08/blog-post_30.html

¿Dudas?

marichuy dijo...

Queridísima
Jota-pe

Ya lo decía Einstein:

"Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro"

El mundo del Internet es como el Universo; y a veces, también sirve para acrecentar la infinita estupidez del ser humano.

De todas sus proyecciones a desaparecer, amén de los libros de papel, sólo lamentaría la de los cines (aún como los multiplex). Soy coleccionista de DVD y aunque disfruto ver películas así, sigo creyendo que la pantalla grande es… la pantalla grande; pese a que hay ene mil filmes que ofenden la memoria de los Hermanos Lumière, abogo porque este arte -lo que quedad de él- permanezca proyectándose en salas creadas exprofeso para tal fin.

Besos pre-apocalípticos

PS Este post es del blog queridísima y yo de “Diosa”, Ja, nada. Si acaso en mi casa (porque no hay nadie más que cuestione mi auto-investidura, el absolutismo tiene esa ventaja jeje)

Kyuuketsuki dijo...

Existe un artículo interesantísimo de Umberto Eco al respecto. Como las palabras del maestro son mucho mejores que las mías, te dejo con el enlace:

http://tinyurl.com/nkcdjw

Y, sin agregar más, estoy totalmente de acuerdo con él.

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

Me encantó:

"Si tuviera que dejar un mensaje de futuro para la humanidad, lo haría en un libro de papel y no en un disquete electrónico"

Gracias por el link