agosto 02, 2009

danzando

En un tiempo que ahora parece tan lejano, me enamoré de un hombre ajeno a mi mundo; un ser como venido de otra galaxia. Creo que fueron sus pies, sus piernas -de una voluptuosidad que sólo Rodin o Camille Claudel podrían recrear- y sus manos, lo primero que me atrajo de él; después... su presencia toda. Era un bailarín nacido en los confines de un país que ya no existe más. Era tártaro, poseedor de una belleza singular, llena de sensualidad. Y yo fantaseé con él imaginando todo lo que podría bullir dentro de ese hombre, capaz de poner tal energía  y semejante pasión al bailar. Era la primera vez que lo veía y no sabía ni quien era; en esa época yo era tan imberbe como ignorante -hace rato que dejé de ser imberbe, ignorante siempre seré-, pero no podía despegar mis ojos de la pantalla televisiva mientras lo veía haciendo pas de deux y dando uno que otro grand jeté (según iba llamando a cada uno de sus lances, el narrador de ese canal cultural de la tv mexicana). Fue como un clic, un amor a primera vista. Y quise saber más de él. Y supe: era ruso de origen tártaro, homosexual, talentoso, intenso, irascible, arrogante, genial; considerado, acorde al gusto del crítico en cuestión, el más grande bailarían que haya existido después de Nijinsky; habiendo sido adorado y odiado a partes iguales, pero nunca indiferente. Que su apostura, su belleza casi animal ajena los cánones establecidos en occidente, había causado estragos entre otros jóvenes y no tan jóvenes bailarines, quienes desfilaron por su cama en aquellos días de vino y rosas, cuando él reinó sobre la faz de la tierra dancística. Y lo más llamativo: era un desertor, un exiliado; mi bello tártaro había desertado de la entonces Unión Soviética a los 23 años y lo había hecho de una forma espectacular, casi como si de un guión de cine se tratara: dando un grand jeté en un aeropuerto parisino para salvar la barra de contención y librarse de los guardias de la KGB. Ni Hollywood hubiese concebido algo así y con eso tuve para mitificarlo para siempre en mi fantasiosa cabeza.

Sigo creyendo que había algo en ese hombre, mucho más allá de su extraña belleza y su hermoso cuerpo -para estos ojos, el más perfecto que Miguel Angel jamás esculpió. No sabría definir que era, pero tenía algo más. O al menos eso quiero creer para justificar mi desmedida fascinación por él. Lo amé y gracias a él, amé el ballet. Y luego, como sólo sucede con los grandes amores, los imposibles, lo lloré desconsoladamente; derramé amargas y cursis lágrimas -esas que uno sólo debiera permitirse para llorar a un amante muerto- cuando supe cómo había fallecido. Pero me consuelo pensando en que allá en donde se encuentre ahora -el cielo o el infierno-, siga asombrando a los espectadores con sus pas de deux y uno que otro grand jeté... para saltarse todas las barras de contención que se interpongan en su camino [anteayer me permití fantasear con sus pensamientos postrimeros, esos que habría tenido antes de dar su último grand jeté hacia la noche eterna: desde la lejanía]

.....................................................................

UP DATE A petición popular cambié el video anterior (extraído del film Los unos y los otros de Claude Lelouch) por uno donde Rudik luce en todo su esplendor... arrogante, egocéntrico, talentoso... y bello.


Nureyev: The Russian Years

26 comentarios:

milyunamascaras dijo...

No sé por donde comenzar. Por el principio, supongo.
Personalmente ví bailar a Nureyev junto con otra leyenda del ballet, Dame Margot Fontaine en una gala de ballet ( ¡y cómo no!) en un Festival Cervantino. Bailaron un fragmento de Romeo y Julieta y él un solo de no recuerdo qué , quizá Don Quijote, no sé. A ambos ya se les consideraba en "decadencia". Si ésa era su decadencia... ¿cuál habrá sido su esplendor? En mi carácter de adolescente villamelón y snob cervantina,a mí me fascino. Más me fascinó el verlo deambular por las calles con una horrible boina verde tejida y pants sin ese glamour de big star. Apenas lo reconocían y nadie nos atrevimos a pedirle autógrafo. Uf... me devolviste a esa parte de mi pasado adolescente que sí me gustó. Ví tantas cosas ...BB King, Ray Charles, Ella Fitzgerald, Joan Báez en concierto, en vivo y en primera fila!!! Nunca hubiera podido pagar lo que cobraban en un concierto en cualquier parte del mundo. Y ví también, en vivo y a todo color esa coreografía de Maurice Béjart en la Alhóndiga de Granaditas. ¿Quién hacía el solo? No sé. Quizá el mismo Jorge Donn que la bailó durante muchos años. Estaba muy chica y demasiado lejos para reconocer caras y trayectorias.
La película Les unes et les autres sí la ví.La subtitularon en español "Melodía de la vida" (aggggg). Mi mamá la tiene en versión beta. Creo que no se consigue salvo en VHS. En mis pendientes está hacer el transfer y volver a verla. En su momento me gustó pero es una película bastante cursi. A la distancia le encuentro cantidad de defectos.
La película son 4 historias entrelazadas que comienzan durante la Segunda Guerra Mundial y culminan con el Bolero. Hay también por allí una alusión al pasado nazi de Herbert Von Karajan. Es una película llena de guiños al espectador....
White Nights con Mikhail Baryshnikov toca el mismo tema de la deserción . La de él y la de Nureyev y la de muchos otros bailarines. Personalmente Baryshnikov me gusta más que Nureyev...
Y ya no digo más. Casi nunca comento pero hoy me pasé. He querido comentar desde hace un par de días pero no hasy manera.
Saludos con los obligados 32 fouettés

LUIS TORRES dijo...

Vaya con el bailarin...

lastresyuncuarto dijo...

Marichuy
Bueno yo venía a decir lo mismo que lamilyunamascaras, creo recordar que fue Don Quijote, y si, se supone que estaban en decadencia, pero yo aún puedo recordar los saltos magníficos del Tártaro, pero sobre todo me acuerdo verlo caminar por las calles del pueblo, el solo sin guaruras, sonriendo a todo el mundo, uno pantalones estilo bermudas de cuadros y su inseparable boina. Todo un hombre sonriendo y maravillado del pueblo.


Es una de las cosas que espero el Alzheimer nunca borre de mi memoria, ver bailar a Nureyev en vivo, junto a Margot Fontaine. Esas galas que son imborrables, uf que dicha recordar a este hombre, si tenía unas piernas largas y maravillosas.

Un Abrazo y gracias por este viaje al pasado.

Dilbertina

PS Si vivir en este pueblo tenia sus ventajas, lo vi gratis en primera fila.

marichuy dijo...

Milyunmascars

Uy qué envidia. Lo que yo hubiera dado por verlos bailar juntos. Dicen que "El corsario" era toda una creación; de ambos, pero sobre todo de él. Lo he vito en video, con sus babuchas doradas, dando sus grand jetés, completamente abstraído. Fueron una pareja legendaria, con un entendimiento profesional, personal y epidérmico únicos. Ahora que leo eso de que te lo encontraste con su horrible boina verde y deambulando por las calles de Guanajuato, me acordé de algo que contaba un bloguero español que vivió unos años en París. Dice que a Rudick le encantaba andar deambulando por las calles parisinas, siempre de negro, con su boina y una bandolera cruzada; siempre solo y y que una tarde/noche coincidieron frente a la vitrina de una Galería donde se exhibía la fotografía de un hombre bellísimo, recostado lánguidamente en un diván y completamente desnudo. Cuenta el bloguero que ambos, Rudick y él, babeaban viendo al hombre. Amén de haberlo querido ver bailando -en su apogeo de preferencia-, me habría gustado encontrármelo así.

Gracias por compartir tus recuerdos.

Saludos

marichuy dijo...

Luis

El Enorme Bailarín, si no te es muy molesto, jeje.

Saludos

marichuy dijo...

Dilbertina

Otra que me da envidia... mira que cuando he ido al cervantino no me ha cada ninguna gala extraordinaria.

Dice Columbia Moya [ex bailarina que escribe la columna Andanzas" en La Jornada], que ella estudiaba en París en 1961 y que a su maestro de danza -Michel Reznikoff- le tocó ver todo el affaire de la escapada en pleno aeropuerto. De verdad como de película, con mi Rudik saltando la barra para caer casi en brazos de los guardias franceses, ante lo que los gorilas de la KGB ya no pudieron hacer nada.

Yo también deseo de corazón, querida Dilbertina, que esos recuerdos tan especiales te acompañen hasta siempre.

Un abrazo

lastresyuncuarto dijo...

Querida lo que pasa con lamilyunamascaras y tu servidora, es que nos toco el tiempo de JOLOPO, su mujer hizo del Festival sus fiestas particulares, así los vimos.

Claro que vienen buenos grupos, pero no tan renombrados, hay una parte de mí que siempre recordará esto,Nureyev, Leonard Bernstein, el Bolshoi (la cuarta compañía, pero no importaba), y mi preferido por muchas cosas, Narciso Yepes, dos veces. Sé que no te gusta mucho lo flamenco pero ver tocar la guitarra y el Concierto de Aranjuez con sus manos ya cansadas fue hermoso. Y hace poco tiempo Vicente Amigo o que tal el Maestro de maestros, Lindsay Kemp...muchos de ellos los que bailaron, tocaron o actuaron los podías ver en el Teatro Juárez o en la ALhondiga de Granaditas, ahora se han vuelto muy elitistas y solo lo mejor pasa en el Teatro.

Pero si fuimos ricos, Varisnikov y otros más también vinieron, en galas especiales de Ballet.

En fin si es para dar envidia, y no se llenaba solo de personas que venían a embriagarse, claro nos embriagábamos pero muy nice, después de ir a ver un espectáculo.

Lo mismo que traen a Guanajuato lo pasan en el DF. Ya esta el programa no lo he visto, espero que haya algo que valga la pena salir de mi casa.

Y sigo esperando que no me gane el alemán.

Saludos y abrazos, la del tacón dorado lo cuenta mejor, pero cada quien en su estilo creo que lo recordamos en especial, nos hiciste el día, eso que ni que.

Dilbertina

PS Aún no se las palabras para tu otro post...lo leo, lo leo y me da algo que no se explicar.

marichuy dijo...

No Dilbertina, si la agradecida con ambas soy yo. Me imaginaba que este post nomás iba a ser para mí (ya ves como soy de ególatra, jaja).

Lo que sea de cada quien, con todo lo negativo que pudo tener Doña Carmen, pero la mujer era culta y a su modo (aunque fuera con los impuestos de los mexicanos) fue mecenas del Arte. Después de ella, nunca volvimos a tener una Primera Dama así. Y también pienso -me van a crucificar por esto- que JOLOPO fue el último presidente verdaderamente letrado y laico de este país.

En fin, que la agradecida con ambas (Tú y Doña Milyunmascaras) soy yo.

Un abrazo

milyunamascaras dijo...

Ay, pos voy a sacar el chal... No están ustedes para saberlo ni yo para contarlo pero fíjense que ... a raíz de embriagarme con hartísima cultura a cargo del erario fue que decidí dedicarme en serio a lo que ahora me dedico full time.

Lo que me quedo pensando es que hay cosas a las que uno no les da la verdadera dimensión hasta que pasa el tiempo.
En ese momento del Festival era normal ver a grandes estrellas en las calles y lo mediático pasaba a un segundo plano. Los veía uno con cierto respetín pero su comportamiento era el de cualquier hijo de vecino. Claro que al verlos en el escenario lo común y corriente se les quitaba...

Si lo viera bailar en este momento seguramente gritaría y me jalaría de los cabellos como adolescente en un concierto de rock. Ah no, verdad... en el ballet no se "acostumbran" esos desmanes. Pos no importa, yo sí lo haría.
No lo hice en su momento pues era bien portada y azotada y dark y emo y en exceso respetuosa. Ni modo, cuando hay para carne, es vigilia.

Y a propósito de papas fritas, ¿Cuál fué enlace por el que llegaste a mi otro blog?
Ya respondí a tu comentario, eh?

El Caballero dijo...

Bonjour, Marichuy. Ha pasado algún tiempo de mi última visita y descubro que me he atrasado en algunas entradas. Ahora mismo me pongo al corriente. Gracias por pasar, y por sobre todo, gracias por tu opinión respecto de mi último texto. En verdad no me costó nada expresar esos sentimientos, son tan reales que las líneas surgioeron con espontaneidad. Saludos afectuosos.

Ana dijo...

Hola Marichuy!
me he quedado sin palabras... es fabuloso tener la oportunidad de asistir a eventos de ese nivel cultural... lo mejorcito que se ha presentado aqui en Durango viene dandose desde hace dos años en el festival Silvestre Revueltas, donde se han presentado varios trovadores, danza contemporanea, gastronomia, guitarra clasica, etc...
el video que presentas es fabuloso, me hubiera gustado mas uno donde apareciera tu amor platonico...
(upss! limosnero y con garrote, vdd?)
es el de la foto?

un abrazo

malbicho dijo...

aaaayy marichuuuy!!!

pero sí este texto está desbordando pasión!!

jamás te había leído tan exultante, mira qué puedes ser bien intensa, eh??

(y qué tal las otras presumidas viniendo a comer pan enfrente de los pobres, no hay qué ser)

era verdaderamente celestial, digo, me quedo a la undécima parte de lo que lo admiras tú pero aún así reconozco que no parecía humano

marichuy dijo...

Milyunmascaras

Ay tú, hasta se me antojó embriagarse así... con "hartísima cultura" (claro que maridarla con algún vinito tinto coahuilense, no estaría mal, jeje).

Y mira, qué bueno que te dedicas a algo que te llena, no siempre se puede; uno a veces "tiene que trabajar" sólo por la necesidad que hay de pagar las cuentas, no para llenar sus espíritu.

Tu enlace lo descubrí en "Tequila bajo cero"

Saludos

marichuy dijo...

Caballero

Gracias a vos.

Saludos

marichuy dijo...

Ana

A ti nunca te doy gusto completo, mi estimada Ana... jajá.

No puse un video de Rudik... nomás por caprichito; deja busco uno decente -con buena resolución- de "El Corsario"

Sí, el de la foto es Rudolf Nureyev en sus años mozos; me encanta la expresión que tiene ahí.

Un abrazo

marichuy dijo...

Ay mi Malbi

Lo triste del caso es que mi "desbordante pasión"... me la ha inspirado alguien tan, pero tan distante. Esas locuras, nomás yo...

Gracias por tu apreciación y concuerdo... Rudik no parecía humano.

Saludos

Doctor Gurma dijo...

Pues entonces si dí con el personaje de tu otro relato Marichuy! Eso me hace ver que no ando tan poco cultivado. Genial y lleno de pasión. Una mezcla de nostalgia y esa paz que dan los años ( o ciertas circunstancias) en los ojos, puede ser lo que le hayas visto. Todos tenemos más o menos un empaque ordinario, pero hay algo menos que aura y más que semblante que indica sensibilidad y capacidad de realizar. Hermosos comentarios y muy intenso post!
Saluditos!

Doctor Gurma dijo...

¡Y love of my life! de QUEEN, encantado :)

Ana dijo...

Marichuy... eres malilla! si nada mas en la foto el hombre es genial! viendolo en escena es un angel, parece que ni pisa el suelo, solo le faltan alas...
me imagino que lo que más te atrajo fue esa mirada que tiene, mezcla de arrogancia y de un apapachenme...
gracias por complacer la petición popular...
p.d. y si mi querida Marichuy, me inscribi a la "orgía light" haber que sale...
un abrazo

marichuy dijo...

Doctor Gurma

Así es, tú fuiste el único que supo en quien me había inspirado (y yo que creía que todo mundo se imaginaría de quien hablaba, je).

Creo que fue todo un poco.

Saludos

PS No sabía de tu afición por esta rola de Queen, me da gusto que te agrade.

marichuy dijo...

Ana

Creo que es lo menos que puedo hacer, en retribución a la molestia y tiempo que se toman en leerme y comentarme.

Un abrazo

Doctor Gurma dijo...

Love of my life y Melancholy blues son de mis preferidas de QUEEN, aún no logro determinar el motivo concreto

Kyuuketsuki dijo...

Arrogante... y genial. Son casi un complemento, de hecho.

Sigo prefierendo a Varishnikov, pero es una pura cuestion de gusto personal. Se bien que Nureyev era mejor bailarín, excelso. Todos tenemos amores platónicos. El tuyo era un genio.

marichuy dijo...

Kuyuukestuki

Je, ¿arrogancia y genialidad son incluyentes?

Amores platónicos, varios he tenido (y tengo)

Paloma Zubieta López dijo...

¡Hola Marichuy! No he resistido la tentación de venir acá y leerte, luego del comentario en la pocilga. Me encanta el texto, porque lograste plasmar en él toda la emoción que Nureyev te provocaba y creo, que a él le hubiese encantado la especie de homenaje que le has hecho acá. Creo que Nureyev era un hombre como pocos y que difícilmente habrá otro como él, un beso grande.

marichuy dijo...

Paloma

Ups creo que me excedí; pero la verdad es que no me gustó nada ver a Rudy rodeado de esos cerditos... y zas, me salió de mi ronco pecho, mi desmedida admiración por él.

Un abrazo y gracias por tu comentario