agosto 12, 2009

Amores eternos






Que las malas lecturas son frecuente causa de la perdición de las almas

es cosa que se ha repetido, sobre todo entre gente poco aficionada a leer.

Julio Caro Baroja

Amada mía:


Estas líneas serán las vetas que marcarán el marfil de tu carne madura; estrías obscuras como las venas bajo tu piel aromáticamente perturbadora: aun en el Sanctasanctórum de la biblioteca el rumor de la marea de tu sangre permanece constante, sumergiéndome en el éxtasis. He seguido los pliegues losángicos de tu superficie como un botánico fanático de la dendrocronología. Tus dermatoglifos se funden con la escritura cuneiforme de las enciclopedias.


He recorrido múltiples sótanos en la búsqueda de tu inmortalidad física. El buen Anthony Askew me mostró un tratado de anatomía con exquisitas pastas; el querido John Hunter ha terminado su Tratado de enfermedades de la piel y la ha cubierto con una de aspecto lozano, perenne; ha tenido la delicadeza de obsequiarme un ejemplar. ¿Recuerdas su destreza para diseccionar el pollo en la mesa? Fue un banquete inolvidable, amor mío.


¿Recuerdas París? ¿El museo Carnavalet con su copia de la Constitución francesa de Cassagnac, con su delicado encuadernado verde pálido? ¿Al Doctor Cornil y su edición de Mercier de Compiègne, L’eloge des seins? Sí, sé que lo recuerdas. El pezón que adornaba el centro de la primera de forros estimuló no sólo tu curiosidad, sino tus corpúsculos de Pacini, Meissner y Ruffini, de forma análoga a como los tuyos excitaron los míos.


Oh, querida, pero ninguno como la colección de panfletos del cirujano holandés Bernhard Siegfried Albinus, y la encuadernación encargada por el buen Hans Friedenthal: ébano epidérmico, plata y mezzotintas de color; con su estuche negro y un conjunto cardiopulmonar bordado en amarillo de Chirico; su frase épica “Piensa cuando estés aterrorizado por otros hombres… de tu propia piel”. No he podido concebir mejor envoltura para una disertación acerca del color de piel de los etíopes.


Amada mía, al fin te he encontrado en los sonetos de Petrarca, justo al lado de los tomos acerca de la encuadernación antropodérmica. Ah, querida: cuánta pericia requirió conservar tu olor intacto, que predomina armónicamente sobre el papel y la tinta; tu piel y las letras: mis eternos amores.


Adéndum: hoy sólo recibo saludos siniestros, como su servidora. ¡Por la siniestrofilia! ¡Por un universo levógiro! (Sí, es publicidad no pagada de No a la opresión diestra.org).



27 comentarios:

Kyuuketsuki dijo...

No tenía idea de a donde iba a terminar el texto y el final fue realmente escalofriante. Creo que jamás volveré a ver del mismo modo a los encuadernadores o a los curtidores...

Aurore Dupin dijo...

Kyuuketsuki:

No se asuste, pásele al sótano de las filias prohibidas (nomás cuidado con los frascos y las pieles de la entrada):

http://lane.stanford.edu/portals/history/albinus.html

http://www.librosmalditos.com/files/libros_piel_humana.php

marichuy dijo...

Queridísima

Tu narrador me erizó la piel y hasta me hizo recordar a Jean-Baptiste Grenouille. Claro que el tuyo es de otra clase, mucho más culto, sensible y amoroso. En forma sucinta te diría que este narrador es una suerte de amantísimo y cultísimo peletero; infinitamente más delicado y amoroso que el perfumero. Vamos que si pudiera establecerse un paralelismo con la madera, donde yo distingo a los sencillos carpinteros de los depurados maestros ebanistas -quienes al trabajar acarician la madera buscando y resaltando sus mejores vetas y aromas- tu personaje sería el par de estos últimos, sólo que especializado en la piel y con el plus de saber fundir aromas y textura epidérmicas –¿es correcta esta acepción?- con la riqueza de las letras

Muy perturbador este relato

Besos tersos

Deino dijo...

Aterradoramente bello! Me recordo a Lovecraft, Poe, Suskind... por supuest, 'me recordo' no es igual a 'te fusilaste'. Completamente tuyo, eres capas de ser intensamente macabra sin caer en el morbo. Aplausos, si :D

----

Aqui os saluda un siniestro, ¡Salve el hemisferio derecho!

Aurore Dupin dijo...

Querida reina de las hijas de Mnemósine:

Cuando leí ese post en "libros malditos" mis filias ronronearon. La medicina, las mujeres, los libros... ah, sólo faltaría el café para completar el tetramorfos (el conjunto es el pantocrátor). El tantra es el olfato -sí, soy hereje, junten los leños-.

Aroma, textura... El nirvana.

Vale, prometo dejar los psicotrópicos.

Besos bien divagados y remota-físicos.

Aurore Dupin dijo...

Deino:

Ah, Lovecraft. Sus letras acerca de nuestra vida en plácida ignorancia, cómoda ante la perspectica de enloquecer ante la revelación. Sí.

Nemo realizó un post inmejorable basado en él:

http://www.librosmalditos.com/files/cthulhu.php

Con respecto a mi adorado Poe: sí, tengo que reconocer que tengo una extraña, morbosa, alienante fascinación con el cuento de Ligeia.

Y Süskind... ah, mi anhelo de alquimista de olores es muy patafísico, pero tal vez, quizá...

(Y sí, tengo la extraña manía de hacer collages y relatos de mitología reciclada, con cosecha loca propia ¡mira, una ménade!) Me alegra que haya sido de tu agrado.

Saludos de nigredo, albedo y rubedo.

Aurore Dupin dijo...

Ah, olvidé la soberbia del día:

Hoy se conmemora el día de las creaciones hechas a mano por Dios: los zurdos.

(Como comenté en el estimado blog de lastresyuncuarto, FeCal es zurdo hechizo, a ése lo pueden tirar completito a la hoguera, señores Domini Canis).

Ana dijo...

Hola Aurore! se me vino a la memoria aquel que hacia perfume... y si, leo que por ahi Marichuy hace mención...
Es un texto tan descriptivo que... mejor me quedo con los olores de caoba y ebano que tambien menciona Marichuy...
muy buen relato
un abrazo para ambas

Aurore Dupin dijo...

Ah, el buen Jean-Baptiste Grenouille. ¡Qué libro, señor!

Como dijese el inefable Dr. Lecter: "gusto y olfato, los sentidos más antiguos y los más próximos al centro de la mente. Tienen su asentamiento en zonas que preceden a la piedad".

Y de la corteza olfatoria, directo al sistema límbico. El olor es un gozo poderoso, como cantan los aterciopelados.

Gracias por el comentario. Un abrazo de retorno.

Doctor Gurma dijo...

Delicado y bello. Perturbador, sin duda. Y yo siniestro agradecido (Incluso porque escribo con la izquierda, que es la mano que empuña mi cuña de apicultor, recordando que la miel es una levosa o sea azúcar levógiro) por motivar a mi imaginación olfativa con este texto
Besos zurdos y siniestros!

Aurore Dupin dijo...

Mi estimado Doctor:

¡El DNA-Z es el mejor! La vida en la tierra utiliza aminoácidos levógiros. ¡La vida es zurda!

Por otra parte, la maldad zurda desde la perspectiva científica (auch): Recuerdo esos tiempos en la facultad con los casos de fenilcetonuria y la -semánticamente correcta- siniestra fenilalanina levógira; las moléculas levógiras de la talidomida como causa de las malformaciones fetales... y las dextrógiras inocuas. Ay, paradojas.

Gracias por el recuerdo de las clases de bioquímica.

Saludos de clase.

marichuy dijo...

Queridísima

Yo de niña era zurda; pero ya sabes, a fuerza de "buenas maneras" me volvieron diestra. En venganza, mi corazón siempre ha latido del lado izquierdo... y esto sí es metáfora.

Besos zurdísimos... con todo el miocardio

Strika dijo...

Querida Aurore:

Qué texto tan más intenso. Tu prosa es deliciosa. A mí también me recordó a Grenouille, pero más aún a la maravillosa película del "Violín rojo". ¿La viste?

Un beso

Doctor Gurma dijo...

Si me permites Aurore, para la ciencia, no hay maldad como tal, sino ocasiones no útiles o nada convenientes para un organismo. Esto incluye a levógiros vivos, como el Fecal mencionado por Marichuy. La verdad (sobre todo vista por el lado científico) está más allá de la imágen de "Bien o mal" pienso yo, y así investigo y ejerzo la medicina veterinaria (Y de repente la música y las letras)

Saludos bien zurdos!

Aurore Dupin dijo...

Querida:

Calidad con denominación de origen. Lo sabía.

Besos bien izquierdosos.

Aurore Dupin dijo...

Mi honorable Strika:

¡Se ha ganado el osito púrpura! Esa película es una de mis favoritas... sí, la idea de la transmutación de la amada en un objeto también amado -profesión y arte- fue otra de las fuentes de este texto (Si me permites el atrevimiento, fue un ejercicio análogo al tuyo, y aun con mis ideas esquizotípicas, la idea básica fue reconocida).

Un saludo evocado (y muy gustoso).

Aurore Dupin dijo...

Mi estimado doctor:

Touché.

lastresyuncuarto dijo...

Aurore, excelente relato, recordé que la piel no es la misma de antes, el olor de nuestros cuerpos va adquiriendo emanaciones de medicamentos, y aún así recordaremos nuestra piel sin estrías.

Que felicidad volver a leerte, perdón por no haber venido antes a comentar, ya sabes que le tengo que dar vueltas a tus escritos, llenos de términos médicos, que me agarran en especial por vivencias personales. No imagino a mi padre escribiendo una carta a mi madre de esta envergadura, el leía poco pero bueno, y la anatomía de la mujer le gustaba mucho.

Un poco tarde me vengo a enterar que nuestra Marichuy fue zurda…caray esto es para hacer una nueva valoración de la población zurda, nos han salido muchos.

Y a seguir festejando que somos los seres perfectos de la genética.

Acabaré pensando que en verdad los zurdos somos siniestros en nuestra forma de ver el mundo, dejemos al Calderas fuera de nuestro club, aunque siniestro personaje de nuestra vida si es, pero con tu explicación altamente científica me quedo más tranquila.

Un saludo muy siniestro.
Menospausas

Aurore Dupin dijo...

Mi muy querida Menospausas:

Nadie como el maestro Saúl en el área de la dermatología mexicana actual, y su inmejorable elección para introducción de su libro, una apostilla de Alfonso Reyes "La Paradoja de la piel"

"Nada más misterioso que la piel, es estuche que nos arropa y resguarda, pero es tela vibrátil que nos comunica con el exterior. Es superfice pero expresión de profundidad. Es un aislador permeable..."

Y vaya que no lo pudo expresar mejor "es superficie pero expresión de profundidad" prácticamente todas las patologías conocidas se reflejan en la piel, ya sea en su aspecto u olor: los tuberculosos, diabéticos -en ceotacidosis-, cirróticos -en coma hepático-, renales -que ya necesitan diálisis o hemodiálisis-, despiden uno tan característico que hasta los extraños lo perciben... y ni qué decir de la trimetilaminuria: todos corren.

También es factible determinar si el paciente está siguiendo su medicación por su olor.

Ah, con respecto a tu padre: la profesión no deja mucho tiempo libre.. pero eso lo impulsó a ser selecto; bien por él. La anatomía -tanto de hombres como de mujeres- es orgásmica (aunque me decanto por las mujeres, sin duda).

Marichuy tenía que ser zurda, elemental, mi querido Watson.

Dios tiene que mantener la perfección en porcentajes bajos, o la humanidad dejará de necesitarlo ¿eso es un rayo que se acerca a mi ventana?

Saludos soberbios.

Aurore Dupin dijo...

Servicios a la comunidad:

Para aquellos sibaritas que disfruten leyendo epístolas amorosas (aunque sea ajenas) les recomiendo el "Breve tratado de la pasión" del excelente escritor Alberto Manguel.

Saludos eclécticos.

marichuy dijo...

Querida

Pues yo no seré sibarita, pero me gusta deleitarme en los intercambios epistolares apasionados... aunque sean ajenos.

Besos voyeristas

Aurore Dupin dijo...

Claro que eres sibarita, querida. No niegues tu origen. Lo de "zurda contrariada" (los diestros son increíblemente originales para etiquetar) no te exime de la "maldición del buen gusto" como dijese el buen H. Lecter (viene incluida en el paquete siniestro).

Aurore Dupin dijo...

Para terminar la entrega siniestra (que ya los diestros deben estar fastidiados):

http://labellateoria.blogspot.com/2007/01/el-electrn-es-zurdo-o-la-no-conservacin.html

Haec ego non multis [scribo], sed tibi: satis enim magnum alter alteri theatrum sumus

sue dijo...

No hay palabras... bueno sí: PRECIOSO.

Aurore Dupin dijo...

Sue:

Gracias.

Saludos del verdadero Argos, el de los 100 ojos en plumas iridiscentes.

malbicho dijo...

cultísima Aurore, hace bien poquito leía sobre las encuadernaciones de piel humana y enseguida empecé a fantasear con escribir un cuentito sobre eso, pero después de leer el tuyo no creo poder hacerlo mejor, te dejo el enlace que da a otro relacionado, que posiblemente sea de tu interés:

http://www.alpoma.net/tecob/?p=1174

qué bueno que ya estés de regreso aquí =)

Aurore Dupin dijo...

Malbichito:

Por supuesto que puedes hacerlo mejor que tu servilleta. La falsa modestia no es lo tuyo.

El link tiene una frase deliciosa: "Tómese como algo exótico, una perversión propia del erotómano más refinado o un fetiche de retorcido significado" la trilogía que abarca casi todas las cosas y cuya diferencia es mínima.

Sí, Luke, yo soy tu padre (Ah, eso no iba).

Sí, regresé. Muajajaja.