julio 05, 2009

entre médicos te veas

"El estudiante debe ser amaestrado sobre cómo observar. Para interesarles en esta clase de trabajo, nosotros los profesores encontramos útil mostrar al estudiante cuánto puede descubrir un entrenado uso de la observación sobre temas ordinarios como la historia previa, la nacionalidad, y la ocupación de un paciente."


Un hombre desconocido entra a la sala del anfiteatro de la facultad de medicina: tiene mareos, náuseas, dolor de cabeza… y un aspecto deplorable. Mientras los alumnos practican el arte de la anamnesis, otro hombre, alto, delgado –de constitución ectomófica- y nariz aguileña, observa con sus inquisitivos ojos grises como mochuelo apostado en un olivo. Finalmente, un tanto fastidiado de la estupidez de sus discípulos, se levanta. Su marcha física “a saltos” concuerda con sus andares mentales: señala uno de los bolsillos de la raída chaqueta, donde se encuentra una botella de licor.


Entra una mujer acompañada de un niño. Después de saludarla, nuestro hombre procedió a una anamnesis mucho más sofisticada que la de sus discípulos: ¿Ha cruzado bien desde Burntisland? “Sí” ¿Ha tenido una buena caminata por Inverleith row? “Sí” ¿Qué ha hecho con el otro niño? “Lo dejé con mi hermana en Leith” ¿Aún continúa trabajando en la fábrica? “Sí”. Ante los alelados estudiantes, el Dr. Bell les conmina a atraer su interés al acento de la mujer, el cual percibió desde que contestó a su saludo: el Ferri más cercano sale de Burntisland; les enseña la arcilla roja en la suela de sus zapatos, característica de las áreas cercanas a los jardines botánicos; señala el abrigo sobre el hombro de la madre, de una talla mayor a la del niño que llevaba de la mano; finalmente, señala la dermatitis en las manos de la mujer –predominantemente en la derecha-, característica de las personas que trabajan en las fábricas de linóleo. (Anécdota publicada en The Lancet, 1º de agosto de 1956).


Damas y caballeros: Joseph Bell, encargado de la cátedra de cirugía clínica en la facultad de Medicina de Edimburgo, siglo XIX; descendiente de Charles Bell, quien describió la parálisis facial que lleva su nombre: sí, esa contra la que las abuelitas tanto nos previenen “no salgas al aire, m’ijito, se te va a enchuecar la boca”.


Pionero de la medicina forense, este hombre fue la inspiración para el mítico personaje de Sherlock Holmes, del también hijo de Galeno Arthur Conan Doyle. De los paralelismos entre Holmes y House existen múltiples referencias en la red.


El Colegio Real de cirujanos de Edimburgo (al que perteneció) organizó una exposición museográfica de este gran clínico: todo un ejemplo de la capacidad de observación-deducción aplicada al diagnóstico, placer intelectual de puzzles biológicos… sin ser misántropo.

31 comentarios:

marichuy dijo...

Con este estupendo relato, Aurore Dupin me hace el favor de integrarse a este blog. Y lo hace con un estupendo texto, que los fanáticos de Sherlock Holmes (me cuento entre ellos) y los del personaje televisivo Dr. House (muchos, entiendo) le agradecemos.

marichuy dijo...

"El estudiante debe ser amaestrado sobre cómo observar"

Aurore

Ups, querida... ahora veo por qué soy tan mala observadora: nadie me "amaestró", jajá. De verdad que leyendo esa parte donde el Dr. Bell deduce de dónde ha venido la Sra., es como algún caso de Sherlock Holmes.

Y su desesperación ante la inutilidad de sus discípulos... Dr. House y no se diga más, je.

Muy interesante relato; gracias

Un beso y bienvenida seas

Aurore Dupin dijo...

Querida Marichuy:

Voy por agua Evian y un jarrón de cristal murano para las flores.

Atte. Un animalito de Dios amaestrado.

marichuy dijo...

Aurore

Querida, el agua Evian... mejor me la tomo yo; para las flores, con una Santa María estará bien, je.

milyunamascaras dijo...

Yo también lo agradezco.
Saludos

lastresyuncuarto dijo...

Aurore gracias por el Texto.

Marichuy, felicidades por contar con Aurore como colaboradora. Y cómo en la poesía, ante un texto tan contundente, lo mejor es guardarlo en la mente.

Saludos a las dos, que les vaya muy bien en esta nueva etapa

Abrazos

Dilbertina

malbicho dijo...

regresando del autoexilio impuesto por la culpa, para agradecer las palabras amables de dos de lastresyuncuarto y de mi consentida marichuy (y volver a pedir mil veces mil perdones a los lectores por todo el exabrupto), y para darle una admirada bienvenida a la señorita cuyo apellido trae a la memoria también al chevalier auguste dupin, primer detective "oficial" de la literatura que también presumía de capacidad analítica notable (aunque holmes lo desestimara alguna vez)

entre houses te veas...

...no, mejor ya no

Aurore Dupin dijo...

Milyunamascaras:

A usted.

Aurore Dupin dijo...

lastresyuncuarto:

No llego a la calidad de Marichuy, pero el intento se hace.

Gracias a ti.

Aurore Dupin dijo...

Malbicho:

Edgar Allan Poe tiene primicia en esa materia. Y debo confesar mi debilidad ante él.

Adéndum: Holmes los desestimaba a todos, querida. Era tan magníficamente soberbio... y mucho más sofisticado que House.

marichuy dijo...

Aurore

Querida, no me obligues a emplear el lenguaje alvaradeño (que bien conozco, aún siendo guerrerense) y soltar unas plabrotas refutando el: "no tengo la calidad e de Marichuy"...

Besos sentidos (también puedo ensayar mi fase tlaquepaquense)

Aurore Dupin dijo...

Ah, caray. Olvidé que eres guerrense. Tendré que hacer la salida cuernavacense: correr.


Saludos morelenses, disculpas cuautlenses.

marichuy dijo...

No Aurore, no corre usted peligro; no soy nada violenta ni peligrosa... dejé el machete en mi pueblo...

Aurore Dupin dijo...

Lo sé. Mis amigos guerrenses (que son varios) son maravillosos -incluyendo la de Atoyac-.

Aurore Dupin dijo...

Les decimos guerrenses a los guerrerenses.

Saludos maldichos.

Doctor Gurma dijo...

Muy agradecido con esta intervención de Aurore, ¡que grato leerte!

Yo no caeré en la trampa de la comparación, como médico sabemos que aunque todos los organismos son "iguales" todos tienen circunstancias "diferentes".

Por eso, además de una buena auscultación, es necesario una historia clínica.

Me gustan cosas de este tipo y de mi símil humano (Si, dicen que el Dr. House es el Dr. Gurma de humanos jua jua jua, con la diferencia que mi vida no se basa en el resentimiento y no tengo hace tiempo subleternos)

Excelente ejercicio de alteridad Marichuy con incluir a Aurore en el blog y comenzar a integrar un equipo. Linda decisión.

Saludos con estetoscopio pero sin abatelenguas para ambas :)

Aurore Dupin dijo...

Dr. Gurma:

Gracias por evitarnos un reflejo vagal.

Saludos autónomos.

marichuy dijo...

Ups Doctor

A mí... nunca me han gustado los abatelenguas (no sé que piense Aurore al respecto). Qué bueno que nos evitó esa pena.

Saludos

Aurore Dupin dijo...

Querida:

¿Qué pienso acerca de los abatelenguas?

1. Que son buenos para construir casitas y para las paletas.

2. Que son magníficos para los políticos (lo poco que pueden articular es ininteligible)
Mmm... creo que el abatelenguas no hace mucha diferencia en este último aspecto...

marichuy dijo...

Querida

Jajá me has arrancado una inocente carcajada... hace años que no construyo una casita a base de abatelenguas.

De los políticos, tienes razón... hay unos que parecen traer su abatelenguas integrado y otros, más bien (los neopanistas) parecen traer una papa atorada.

Besitos

Aurore Dupin dijo...

Querida:

La Solanum tuberosum en boca de los PANistas es sólo una protuberancia encefálica. Una curiosidad biológica que no pasó por el proceso de evolución porque son creacionistas.

Saludos mochos.

Ana dijo...

Hola Marichuy y Aurore!
un abrazo y será muy buena la mancuerna

enhorabuena!

=D

Aurore Dupin dijo...

Ana:

Grazie.

marichuy dijo...

Aurore

Querida, anoche ya no vi esto: "una protuberancia encefálica"... ¿en lugar de cerebro? jajá. Sólo tú, sólo tú eres capaz de semejante prodigio analítico.

marichuy dijo...

Ana

Gracias por tus buenos deseos

Potter dijo...

Ahí van:

Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos,Besos, Besos y más Besos!.


y un abrazo.

marichuy dijo...

Potter querido

Bueno, ya con esto compensas -sólo un poco eh?-, tus faltas, jeje

Besos y un abrazo

Ivanius dijo...

Perfecto apunte para recordar que los mejores personajes están construidos sobre rasgos verdaderos. Más aún, los inolvidables adquieren esa condición tras ser adoptados por quienes encuentran, sobre esas piernas de ficción, un compañero "real" para desfacer los nada imaginarios entuertos cotidianos.

Saludos, Aurore. Marichuy: aquí (les) seguiremos.

Aurore Dupin dijo...

Ivanius:

Sin duda.

Saludos acordes.

Kyuuketsuki dijo...

Recordé a mis médicos padres con el título... oye, que buen texto. No tengo mucho mas que agregar y me frustro cuando pasa eso

Aurore Dupin dijo...

Kyuuketsuki:

Oímos... y nos sentimos halagados (es que soy esquizotípica, comprenderá).

Saludos crecidos.