mayo 21, 2009

la (h)escritora


Una mujer locamente enamorada de un hombre, es capaz de hacer cualquier cosa por él; hasta cocinarle y tender su cama, o regalarle una pluma de plata para que él escriba su primera novela. Y es que él, de nombre Manuel, al igual que Ella, busca convertirse en escritor. Y Ella, enamorada y obnubilada como está, no tendría empacho en sacrificar o posponer sus propios deseos creativos, en aras de las ambiciones de él. Una noche van a cenar y Ella feliz, saca el envoltorio que contiene la hermosa y costosa pluma que ha comprado para su amado Manuel. Pero éste, apenas le agradece casi sin mirarla, pues tiene la mente y la mirada puestas en otra parte. Cuando Ella, intrigada por su actitud, le pregunta qué le sucede... él responde que hay otra mujer y que no tiene la menor intención de dejarla. Entonces Ella [incipiente escritora que escribe su profesión con h, al igual que la palabra amor, pues piensa que tanto el arte de amar como el de escribir, son imperfectos y mientras no alcancen la anhelada perfección, los seguirá escribiendo con h.], la (h)escritora, al escuchar las frías palabras de su amado Manuel, siente como si todo se le removiera y apenas alcanza a levantarse de la mesa, tomar su bolso… y arrebatarle de las manos la hermosa pluma, antes de abandonar el restaurante. Está dolida, siente un nudo en la garganta y casi no puede contener la explosión de llanto que ya siente venir… pero la pluma le costó demasiado dinero y no va a dejársela a ese mal agradecido ¡!

Ahora, Ella la utilizará para empezar a escribir su propia historia...


"Te tacharé

No quiero que nadie lea estas líneas, no quiero que nadie sepa que te amé, que fui una estúpida por creer en ti. Quiero tacharte de mi vida.

Te odio, me has hecho tanto daño.

Quiero tachar todos mis recuerdos contigo, quiero tachar la noche que pasamos juntos, el viaje que hice contigo al infinito, todos los proyectos que tenía contigo, tu voz cálida, tus caricias interminables, el calor de tu cuerpo, tu aliento, tu amor.

Lo hubiera dejado todo por ti.

¿Por qué me has engañado? ¿Por qué me diste esperanzas? ¿Por qué me has hecho tanto daño? ¿Por qué no puedo tacharte de mi vida?

Ojalá todo fuera tan fácil como tachar estas líneas. Si la vida se escribiese con lápiz, todo sería más fácil, los recuerdos se podrían borrar.

Pero se escribe con tinta.

Y aunque intente tacharte de mi vida, permaneces ahí, tras una raya que es sólo un parche en la memoria.

Seguramente, podré rehacer mi vida, ni siquiera mereces mi sufrimiento.

Te odio. Te quiero. Te odio" **


**/La (h)escritora
, Cuca Canals. Plaza y Janés, Barcelona 1998. Pág. 100

30 comentarios:

Abraxas dijo...

Como dice mi estimada Kix: "¡Malditos hombres!"

Por eso no nos regalen plumas carísimas de plata... Y menos a los que tienen sueños guajiros de ser escritores.

Hugo Benitez dijo...

Hola Linda.

En todas las historia de amor o desamor (uno elige, según el caso) como diría el gran Benedetti: El olvido está lleno de memoria…

Un abrazo y un beso

marichuy dijo...

Abraxas

Jajá, para eso tu puedes comprártela verdad? Y además, con la ventaja que solo la usaras para firmar cheques, como el ya sabes qué... capitalista que eres mi estimadísimo Diablo.

marichuy dijo...

Hugo

Así es y algunos -como tu comprenderás-, tienen un control asombroso sobre sus emociones.

Besitos

Potter dijo...

Marichuy

Manuel es un “hijo de la chingada” (así se dice?)… Sin embargo, lo que más me molesta de la historia es que haya esperado justo hasta el momento en el cual ella le tiene el regalo especial, como parte del ritual del endiosamiento por encima de los sueños propios.

Una lastima… La (h)escritora y el (h)amor de un hombre falso.
Buen texto de Miss Canals. Como siempre Mari eres Grande!

Saludos desde el corral (je!)

Deino dijo...

Posponer nuestros deseos es una piedra con la que varios hemos tropezado, y muchos de nosotros en favor de otra persona... mas algo se aprende de todo eso: Primero la vocacion, luego lo demas.

Las artes son egoistas querida Marichuy... para ellas hay que ser ogulloso y aprhensivo, testarudo y hasta un tanto elitista... pero siempre con humildad :)

MauVenom dijo...

Las mujeres no entienden que nunca se da todo

y si aún dando la mitad sale uno destrozado

porque el hamor es absolutamente imperfecto

y lo será siempre Mari, porque nosotros lo inventamos

es por es que "humano" se escribe con "h" entonces... ahora lo entiendo... o debiera decir "hentiendo".

Besos... de un amigo sin "h".

jota pe dijo...

-- que cosa mas genial marichuy, es un trabajo a dos manos? el priemro tuyo y el segundo el del libro, entendi bien? si es asi que ingenioso, ya era ora de que alguien mejorara un original!

lastresyuncuarto dijo...

Querida los H escritores, son malos amores, egoístas, ególatras, no todos por supuesto, toda regla tiene sus excepción, ahí tienes a Benedetti cuidando al amor de su vida, pero también tienes los laureados Octavio Paz y Camilo José Cela, que acabaron con sus esposas. Un escritor es además odioso, creo que Manuel no sabía el regalo que le esperaba, sin duda esperaría a confesar su infidelidad a cambio de la pluma de plata, por suerte para la h escritora el no vio antes tan preciado regalo. Su ceguera sexual le impidió ver lo que tenía frente a sus ojos, no solo la pluma sino la h Escritora.

¿Qué pasa? Un escritor busca una mujer que lo escuche, que lo aplauda, no una mujer que sea h escritora, y que pueda ser mejor que él, simple como el agua, las quieres para aplaudirles, las quieren para que les cocinen.

Me gusta más tu texto que la carta de desamor, esa que alguna vez muchas personas hemos escrito y roto en un momento de nuestras vidas, con el tiempo agradeces los momentos felices, otras veces hasta se te olvido porqué y para quien has escrito esas palabras. Cómo terapia funciona, pero ¿Por qué querer tachar una relación? Lo bebido y lo bailado nadie nos lo quita.

Saludos a la H Escritora, gracias por compartir.

Dilbertina

marichuy dijo...

Potter

Querido, es asombroso lo bien que hablas "mexicano", je. Por supuesto que así se dice.

Y sí, esa escena -en la página 100-, sirve para detonar un cambio (para bien) en la actitud de ella.

La (h)escritora aprendió... y no tan tarde, creo.

Besos desde el mismo lugar

marichuy dijo...

Deino

Si, eso ya lo sabemos: las artes son egoístas; pero en esta historia, Ella es la que tiene más con qué ser escritora. Aún así, siendo Ella más talentosa, cometió la reverenda estupidez de enamorarse ciegamente.

Saludos

marichuy dijo...

Mau

Ups... es cierto, "algunas" no entienden, que siempre debe guardarse algo para si mismas.

Somos imperfectos, qué le vamos a hacer.

Besitos sin h

marichuy dijo...

Jota-pe

Así es, mi querido: un trabajo a dos manos. Gracias por las inmerecidas flores.

marichuy dijo...

Dilbertina querida

Mira que no soy optimista, pero quiero creer que no todos los escritores son unos malditos egoístas, ni odiosos. Y que por ende, no todos tienen que ser por definición, malas parejas. El egoísmo no tiene patria, ni género sexual... ni profesión.

Yo tuve un novio escritor incipiente y hasta poeta. Y era el tipo más tierno del mundo; el problema fue de mi parte, pues nunca hubo la química -en la que yo si creo. No obstante, tengo claro que él era un buen chico y una buena pareja.

Abrazos... sin h

Doctor Gurma dijo...

Por eso digo que en cuestión de relaciones personales, lo mejor es no crearse expectativas. En el momento de salir defraudados, pensamos que ha sido con el más terrible dolo y no, simplemente está uno especulando con las emociones de otra persona que seguramente trae los pensamientos distantes del nuestro. Pero eso de enamorarse es coo estar drogado como para cometer todas las torpezas y acabar arrepintiéndose o desencantándose. Mejor será amar y todos los actos serán conscientes y sabremos que no son de "entrega" o "sacrificio" (Qué terrible ha de ser sacrificar los sueños de uno en función de alguien que ni nos pela)
Y en materia de ser odiosos y ególatras, los científicos llevan la delantera a los artistas. El artista (con y sin H) de menos tiene consciencia de la belleza (física y de espíritu)

Saludos (Far beyond H's)!!!!!

Ana dijo...

Hola Marichuy!
no solo los escritores como Manuel... son así, estan algunos psicologos, ingenieros, etc, etc.
A final de cuentas se comportan igual... pero por ahi comentas que las culpables somos nosotras (me refiero a hescritora y tu servidora) nos enamoramos y es ahi donde esta la estupidez...
pero seguire tu consejo... de ahora en adelante escribire con lapiz
un abrazo
=D

Exenio dijo...

¿por què me haces estos justo antes de ir a comer?

((debo leerte hasta muy por la noche... no sé, no sé))

marichuy dijo...

Docotr Gur,ma

Después de dos o tres frentazos, ya pienso lo mismo: nunca hay que crearse muchas expectativas.

Un abrazo

PS Cientificos... locos?

marichuy dijo...

Ana

El error no es enamorarse; sino, como dice el Dr. Gurma, crearse demasiadas expectativas.

No sé que tan bueno sea escribir con lápiz... y que tal que se te borra algo que no deseas?

Un abrazo

marichuy dijo...

Exenio

No entiendo a qué te refieres...

Saludos

emmaysushermanas dijo...

te amo te odio dame más
saludos, marichuy

marichuy dijo...

Emaysushermanas

Masoquismo puro, verdad?

Saludos y gracias pro tu visita

Blogger Pechocho dijo...

Una Mont Blanc o Caran D' Ache... no tienen precio!!!

¿Quién se esconderá detrás de Marichuy? ¿La neoyorquina Boullosa, acaso? ¿Beatriz Espejo al lado de Carballido? ¿Rosa Beltrán en los ratos libres que le deja la UNAM? ¿La Poni en alter ego juvenil? ¿Laura Esquivel extrañando a Arau? ¿Guadalupe Loaeza afinando el puño ante su nueva faceta política? ¿Sabina Berman a la hora del catering de Shalala? ¿O simple y sencillamente un nuevo valor para conocer?

Te la rifas, mujer

Blogger Pechocho dijo...

Lapsus brutus:

ya ando rompiendo matrimonios y deshaciendo sociedades de convivencia. No era Carballido, sino Emmanuel Carballo.

marichuy dijo...

Blogger pechochos

Ups… ya lo creo que una Mont Blanc si tiene precio; y no cualquiera eh... vaya precios, je.


Siento desilusionarte, pero ninguna de esas luminarias literarias, se esconde tras esta Amélie-Marji guerrerense. Como sea, te agradezco la fantasía.

………………………

Jaja, no te mides, andas deshaciendo sociedades de convivencia… in articulo mortis.

Justo dijo...

¡Ay los escritores! He vivido muchos años con uno. Por un lado, es un privilegio compartir de alguna manera el proceso creativo, y por otra.. hay que tener un espíritu permanente de supeditación a lo que están haciendo.

(De todas maneras, yo prefiero que la tinta de las cosas que nos suceden sea imborrable; todo merece la pena de vivirse y, después, de morirse, de muerte natural, no forzada).

Me ha llamado la atención en tu perfil una película que adoro, Paisaje en la niebla.

Un abrazo

marichuy dijo...

Justo

Qué lindo por comentar.

Debe ser, como dices, una experiencia muy enriquecedora el vivir con un escritor.

Qué curioso que comentes sobre Paisaje en la niebla, pues ayer justamente, en mi otro blog hacía yo referencia al poderoso (aunque doloroso por el recuerdo de una persona), sentimiento que me produce ese entrañable film.

http://melange-marichuy.blogspot.com/2009/05/cielo-nublado.html

Un abrazo y gracias

Kyuuketsuki dijo...

Heste Horacio Holiveira y sus hejemplos...

Que raro es ver esa idea a través de una perspectiva femenina... yo viví algo parecido, digamos, al revés.

marichuy dijo...

¿Tenías novia escritora y te ignoraba? ¿O le regalaste una Mont-Blanc y ni la peló, je?

Saludos

Lata dijo...

tómeeeela... La quiero ahuuuuurita.