mayo 11, 2009

expiación

La prudencia indicaría no postear esto. No resulta nada elegante exhibirse de esta forma; por más que los blogueros seamos seres anónimos, la sola posibilidad de que alguien lea estas líneas, debería ser suficiente razón para desistir de subirlas a la red. No debería hacerlo… pero el debería, como el hubiera, es un tiempo verbal tan inexistente como inútil.

Sucede que ayer por la noche (con apagones de energía eléctrica incluidos), vi por tercera vez una película cuyo nombre es lo de menos; lo que importa es la reacción que desencadenó. La anécdota es mínima y es simple: anoche por primera vez en años, lloré a causa de una película cuya trama no es lacrimosa, ni melodramática; ni siquiera un poquito triste. Pero igual yo lloré. Y lo hice como la adolescente que ya no soy. No; más bien lloré como esas plañideras que se alquilan para llorar en los velorios, cuando las viudas no pueden llorar porque el dolor las paraliza... o porque no sienten ningún dolor, pero hay que mantener las tradiciones y alguien debe llorarle al muertito.

Así que mientras el film discurría y mientras la pareja protagónica se abrazaba bajo la lluvia, mientras se besaban hundiéndose en el concreto líquido o cuando ya ancianos, habitando su propio paraíso -o su propio infierno- se decían te amo y compartían dulces… yo lloraba como boba. Por fortuna estaba sola en mi cama, así que lloré sin el menor pudor copiosas lágrimas. Y fue una catarsis; casi una purificación; como si al llorar expiara mis propias historias pasadas de amores ridículos, como los llama Milan Kundera. Pero lejos de sentirme desolada o triste, fue todo lo contrario, me sentí libre y ligera; casi feliz.

Y al final, sonreí. Tenía razón George Sand:

"Dios pone el placer tan cerca del dolor que a veces lloramos de alegría."

27 comentarios:

Abraxas dijo...

Pues a lo mejor lo que necesito echarme una chillada así como tu... a ver si me da la catarsis como a ti... Pero la verdad lo dudo, porque ya no se llorar, y menos por amores ridículos.

marichuy dijo...

Uy Abraxas

¿Será que jamás has vivido un amor ridículo?

No creas, como todo, una vez en la vida no es malo y hasta sirve de algo... aunque sea para hacer catarsis.

Ana dijo...

Hola Marichuy!
el llorar limpia el alma... y más cuando se llora así... agusto... tranquila y sin motivo aparente
como te diste cuenta "voy al cielo"
=D
mmmh!! voy a necesitar un cantaro para todas las lagrimas que derrame de regreso...
que hare para evitarlo?
naa! no sé
un abrazo y expiar las culpas

Abraxas dijo...

Au contraire Marichuy... Creo que no he vivido ninguno que no sea ridículo.

Jolie dijo...

Pues diganlo o no.. la "ridiculez" de llorar por esa clase de amor aunque sea en un film... es lo menos ridiculo que hay

marichuy dijo...

Ana

Limpieza y mejor que al de los antisépticos, je.

Querida puedes ir y venir del cielo, quizá no llegues al paraíso pero por lo menos lo intentarás. Y por el llanto posterior, ni te preocupes, será expiatorio.

Un abrazo

marichuy dijo...

Abraxas

Solo porque me lo dices, lo puedo creer; jamás lo habría imaginado.

marichuy dijo...

Jolie

Y mira querida, si lo dicen, pues muy su problema.

Besos expiados

Potter dijo...

Querida y recordada Marichucita:

Ante este post tengo 3 acotaciones:

1. Yo no soy un bloguero anonimoooo ... =( Snif, no puedo con mi ganas de mostrarme sin mascaras prudentes.

2. Exijo el nombre de la Película

3. No seeee quien diantres es Kundera (ahhhh verguenza, escarnio, ... snif)

Un abrazo, bien por tus catarsis lagrimales.
A veces es mejor así, pero yo soy tan g$%&%* que lloro con todo, anoche chille con "Australia" como vos no tenés idea!... en cada pedazo de acorde de la cancioncita de la Garland, se me salían unos Lagrimones jajaj

Más bueno!


PD: Sip, se dice DETALLAZO!... Correcto!!!
GRacias por tu comentario. Ya la autora de mis dias, ha leído tu mensaje.

marichuy dijo...

Querido Potter

Te puedo adorar. Yo decía anónimos porque finalmente estamos tras el teclado, la pantalla de una computadora (por eso no tengo Facebook, je), artilugios que nos sirven un poco de escudos.

En tu caso, como ya vi tu foto y escuché tu voz (muy bonita pro cierto; muy cálida, me parece), para mi ya no podrás ser anónimo.

2. Milan Kundera, es el escritor checo autor de "La insoportable levedad del ser". Si no has leído el libro, quizá te interese primero ver la película, la protagoniza Daniel Day Lewis, para mi gusto un actorazo y ahi estaba muy joven... y bellísimo; también sale la bella Juliette Binoche

3. Jajá, ya somos dos; yo soy chillona, pero trato de disimularlo, sobre todo en público; en el cine me aguanto, pro eso mejor veo las películas en DVD... para hacer drama a gusto, je.

NO tienes nada que agradecer. La agradecida soy yo. Dile a tu Señora Madre que le mando infinitas gracias, un abrazo y mis felicitaciones por tener el hijo que tiene.

Un abrazo

lastresyuncuarto dijo...

Querida me alegra que hayas podido llorar, es una excelente forma de pasar el domigo, sobre todo después de lo que se he vivido, llorar y llorar, no te voy a cantar no te espantes, si te has sentido bien y si fue de alegria el llamto sabe mejor.

Perdón por lo que voy a decir, pero ¿Quien no ha llorado de alegria ante un orgazmo? Es el llanto más hermoso.

Y pasando a otro tema, yo la última vez que llora como loca, fue después de ver la Escafandra y la mariposa...como Magdalena llore, la pobre de mi perrita y el Sr. BB estaban los dos asustados de verme llorar a gritos, bueno saque muchas cosas que tenía dentro.

Amiga que gusto que llorarás, que gusto que tengas el valor de admitirlo, en verdad me alegra que no lo hayas borrado o guardado.

Un Abrazo madrugador.

Dilbertina

José Luis dijo...

oye que buena frace!
llorar de alegría es algo inexplicable para mí, creo que ahora lo entiendo un poco mejor!
saludos!

Doctor Gurma dijo...

Recordando al maestro de maestros Eulalio González "Piporro", "...Es bueno llorar de adentro pa' fuera, porque si lloras de afuera pa' dentro te ahogas de puras lágrimas..."

Celebro esta capacidad de expresarse en lágrimas, que lamentablemente tengo obstruida. Según yo se trata de algo fisiológico, pero más de uno dice que es una barrera metal. No obstante soy chillón. Prosódico digamos, con dramatismo y ausencia de lágrimas, como luchador de esos que se agarran a mamporros en calzoncillos y exageran el más mínimo dolor.
Pero igual querría llorar de placer, de alegría, como a veces he querido, casi sin resultados, llorar de dolor.

Saludos Marichuy! y ¡también demando el nombre de la peli!

marichuy dijo...

Dilbertina

Lo soprendente para mi, es que la película dista mucho de ser un melodrama lacrimoso.

A mi "Le scaphandre et le papillon", me encantó; primero la vi en el cine y el 14 de feb. me regalaron el DVD recién salido y la volví a ver. Pero no me hizo llorar, pese a que es una historia triste, me parece que dista de la lacrimogenería barata o el chantaje sentimental.

En fin, cada quien sus catarsis.

Abrazos

PS Pobre WW y pobre cachorrito.

marichuy dijo...

José Luis

Si, es una frase genial... y tan cierta

Saludos

marichuy dijo...

Doctor Gurma

Jaja, me acabas de matar con eso de que eres "chillón prosódico.

Vaya forma de definirlo ¡!

Saludos

PS luego te mando el tip del filme.

Jolie dijo...

Mi marichuy... yo que quiero leer sobre solemne o ponerme solemne y no puedo entrar a tu bló! será compló, karma.. casualidad.. ay ya me voy que ridiculez... jejeje

te mando abrazos

Jolie dijo...

ridicules¡ por dios

Laura dijo...

Hola Marichuy, que suerte haber tenido amores ridículos! Qué bueno llorar por todos esos amores ridículos a la vez, y alguno (o ninguno) en particular! También soy muy llorona, pero trato de disimularlo, y mostrarme muy segura. Pero cuando empieza la primer lágrima, no puedo parar...Y después de quedar seca, con la cara reducida como por un jíbaro, me quedo más tranquila. Una gran catarsis.
Un abrazo

marichuy dijo...

Mi Jolie

Por qué será, tú? Si ahorita acaba de ir a comentar Kyuuketsuki y la W y sin problema.

Pensé que no querías entrar ahí por causa de tu ya sabes quien; pero ya no va (le dije unas "cositas" por andarse metiendo con mis visitantes).

Besos solemnes

marichuy dijo...

Laura, Hooola¡¡

Eso nos pasa a las chillonas: cuando sale la primera lagrima, lo que sigue puede ser... una inundación, jajá.

Un abrazo

Kyuuketsuki dijo...

La última vez que una película me provocó una catarsis así fue hace unos meses, en medio de un enredo amoroso bastante complicado... y tampoco era una película "romántica". Se trataba de Donnie Darko. Al ver la inevitabilidad del destino de personaje y compararlo con el mío, me quedé hecho un mar de lágrimas.

Pero siempre salimos bien. ¿Para que nos caemos? Para aprender a levantarnos

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

Wow´¡¡ Usted sigue sorprendiéndome... agradablemente, por supuesto.

¿Me creerás que no he visto Donnie Darko y le tengo unas ganas. Pero ya la he buscado y nomás no; ni siquiera en las importadas (carísimas) de MixUP, la tienen.

En fin, que las catarsis son muy necesarias... mientras no se vuelva costumbre chillar un día s y otro, también.

Saludos

jota pe dijo...

-- juar juar juar jaur!!!! muy bueno marichuy!

MauVenom dijo...

Debí de haber llorado por amores ricídulos más de lo que lo he hecho

pero no

he llorado más por uno verdaderamente ridículo que es el amor a mi mismo

claro está que he tenido amores de esos, de hecho creo que todos son ridículos, pero me he negado a llorar por ellos

el resultado es que ahora creo que muchas lágrimas se quedaron contenidas.

marichuy dijo...

Jota-pe

Qué es lo bueno, tu? ¿la chilladera?

Saludos

marichuy dijo...

Mau

Creo que ese tipo de "amor ridículo" que mencionas, me ha faltado practicarlo con mayor ahínco. Pero con los otros que he tenido, lo compenso, je.