marzo 04, 2009

política animada

Cine y política, combinación que difícilmente se libra de las visiones parciales o subjetivas. Impensable una posición distante y cien por ciento "imparcial". No obstante, creo que el cine animado de carácter político obvia la pose de objetividad. Por otro lado, no debiera resultar extraño que el cine de carácter animado aborde la política, no olvidemos que en innumerables ocasiones un buen cartón. puede decir más y mejor que las más sesuda de las editoriales. Es posible que un film animado, casi como una historieta política animada, resulte mucho más honesto y revelador, al tiempo que más fácil de entender. Recientemente, hemos podido gozar de dos magníficos representantes de este género de animación política; puede uno estar o no de acuerdo con la posición de sus creadores, pero lo que resulta innegable es la calidad de ambos... tanto como lo polémico de su temática. Ambas historias se desarrollan o tiene que ver, con la que quizá sea la región más conflictiva del planeta, el oriente medio, por lo que las dos historias conllevan dolencias por la patria, la memoria y el olvido: Vals con Bashir y Persépolis. Los filmes representan también, el sentimiento y visión de sus creadores sobre conflictos bien específicos y la forma en que éstos les afectaron. El primero, como consecuencia de su participación como soldado del ejercito Israelí que invadió Líbano en 1982 -cuando en un los hechos más vergonzosos de que se tenga memoria, miles de refugiados palestinos asentados en los campamentos de Sabra y Chatila fueron asesinados, no directamente por lo soldados de Tel Avid, pero tampoco sin su participación, algo más que indirecta. La segunda, al verse orillada a abandonar su Patria tras el triunfo de la revolución islámica en Irán, la cual lejos de significar libertad y democracia, acarreó el recrudecimientos de las prácticas contrarias a la igualdad de género, la democracia participativa y la libertad de expresión.

Hay dolencias peores que las dolencias,
hay dolores que no duelen, ni en el alma
pero que son dolorosos más que los otros.
Hay angustias soñadas más reales
que las que la vida nos trae, hay sensaciones
sentidas sólo con imaginarlas
que son más nuestras que la misma vida.
Hay tantas cosas que, sin existir,
existen, existen demoradamente,
y demoradamente son nuestras y nosotros...
Por sobre el verde turbio del ancho río
los circunflejos blancos de las gaviotas...
Por sobre el alma el aleteo inútil
de lo que no fue, ni puede ser, y es todo.

Dame más vino, porque la vida es nada
(Hay dolencias peores que las dolencias Fernando Pessoa)



Vals con Bashir

Persépolis


10 comentarios:

lastresyuncuarto dijo...

Señorita cinefila, no sabía que ya había visto Vals con Bashir, espero que le haya gustado. Aún tengo Persepolis guardada para verla un día con calmita.Espero que llegue pronto esa calmita, por lo pronto le diré que vi Milk, me gusto, me gusto Sean Penn, es lo mejor de la película, claro me recordo lo que mis amigos me contaron de ellos hace años en este país, antes no podían tener antros para ellos, hacían sus fiestas en casa apartadas, y con miedo siempre de que llegará la policia, hoy no puedo decir que no existe la homofobia, pero si hay un poco más de libertad para ellos.

Hay películas que tratan las dolencias del alma, desde los sufrimientos humanos en las malditas guerras, hasta los actos de repesión contra los derechos humanos, gracias por el poema de Fernando Pessoa.

Saludos cinefilos.

jota pe dijo...

-- marichuy, persepolis me gusto y nada mas estoy esperando vals para que salga en dvd, no se que magia tienen los dibujos animados que en vez de hacerte ficcion la realidad te la terminan recrudeciendo mas, tal vez porque masacres como la de sabra y chatila deverian ser solo eso, malos suenios de la humanidad

marichuy dijo...

Dilbertina

Si me gustó, lo que vi, la forma en cómo está planteada la historia, es una especie de documental. Y las imágenes son francamente fascinantes y perturbadoras (pese a que es animación bidimensional, resulta muy atractiva en verdad). No obstante, no puedo evitar tener sentimientos encontrados: el tema me pega muy duro –y no sé ni por qué, pues yo ni tengo raíces musulmanas, árabes, libanesas, como tampoco judías-, me pesa y no me deja ser completamente objetiva. El Director (tenía 19 años y era miembro del ejército de Israel, cuando esa invasión de 1982) busca, desde mi punto de vista, exorcizar sus propios demonios, redimir un poco sus culpas y le da, hasta donde pude ver, una leve repasadita al Ariel Sharon, pero nada como para invocar la ira del Padre Abraham

El caso de Persépolis es distinto, con esta petit bijoux me sucedió algo ya no tan frecuente en mí: fue amor a primera (y a segunda) vista. Adoro ese film.

El poema de Pesso es una belleza

Un abrazo

marichuy dijo...

Jota-pe

Creo que "Vals con Bashir" podría gustarte. Y para que salga en DVD, no sé cuánto falte, pero según la página de Cinépolis... se estrena este próximo viernes 6 de marzo.

Saludos

lastresyuncuarto dijo...

Mi estimada amiga cinefila, aunque usted no lo crea puede tener raíces judías, recuerde que en el decubrimiento de America y la conquista, vinieron los judíos conversos, al final muchos de nosotros tenemos genes, y esos genes pueden ser judíos, nada malo, ni nada de aque arrepentirse, ora te puedo dar otra explicación que te sonará mas loca, no se si crees en la reencarnación, me vas a decir que no, pero no lo sabemos ¿Verdad?

Bueno yo era una incredula más por la vida, estudie un par de años francés en la Alianza, y después en la prepa un semestre, moría claro como todo mundo por conocer París, la ciudad luz, bueno ahí me tienes en un vieje, llego y me siento mal, dos veces he podido ir las dos me he sentido muy mal, nerviosa, y no me agrado nada este sentimiento, tiempo después un amigo me hizo una especie de juego, el cree mucho en la reencarnación y me estaba haciendo llorar por medio de su mirada, nada especial solo me dijo que nos habíamos conocido en Francia, durante una guerra, sea cierto o no me sentí con ganas de llorar durante semanas, y eso que estaba sobria y contenta.

Un día sin saber porque encontraras el porqué de sentirte identificada con esta guerra, que tiene tantos años...cuando sepas me cuentas

Saludos del más aca

Dilbertina

tnf25 dijo...

No conozco la peli de "Vals..." pero me la buscare, cierto lo que dices del dibujo animado, mucho mas libre y directo...y los cartones, bueno..tengo mi relacion estricta con los moneros y la politica nacional..o internacional...

marichuy dijo...

Querida Dilbertina

Qué cosas. A mi me pasó -creo que ya te lo había contado- la primera vez que entré a Notre Dame, uff una sensación estremecedora: la piel erizada y un cosquilleo recorriéndome el cuerpo; algo impresionante. Nada incómodo, pero si muy, muy extraño. A lo largo de mi vida, en mis viajes he visitado infinidad de iglesias (junto con los museos, creo que es lo primero que recorro) y ninguna -incluidas San Pedro y San Marcos- me han producido una sensación ni remotamente parecida.

A saber cuál sea el origen de mi extraño sentir, respecto del conflicto en Medio Oriente.

Abrazos

marichuy dijo...

Tnf

Pues malas noticias, se suponía que se estrenaba el viernes 6 de marzo, pero tal parece que siempre no.

No todo el cine animado me enloquece, pero este tipo de filmes, si.

Juan! dijo...

Pues ya tengo tarea... ahora solo debo encontrar el tiempo.

Se me antojan ambas!

Saludos Marichuy!!!

marichuy dijo...

Juan

"Persépilis" ya está en renta y ala venta y "Vals con Bashir" todavía no sale al estreno comercial.

Saludos