diciembre 03, 2010

Vislumbres de la India(da)




Ó: Como la supe, se las endoso.


Felipe Calderón citó a Octavio Paz.


Lo que su asesor/hacedor-hedor de discursos omitió son otras perlas nomás de Vislumbres de la India.


(...) En las sociedades democráticas, en las que el cambio es continuo, los lazos que atan al individuo con sus antepasados se desvanecen y aquellos que lo ligan con sus conciudadanos se relajan. La indiferencia (yo agregaría, la envidia) es uno de los grandes defectos de las sociedades democráticas. El individualismo más feroz –es extraño pero real- se asocia estrechamente con otra de las características de las democracias actuales: el igualitarismo.


Las sociedades modernas me repelen por partida doble. Por una parte, han convertido a los hombres -una especie en la que cada individuo, según todas las filosofías y religiones, es un ser único- en una masa homogénea; los modernos parecen todos salidos de una fábrica y no de una matriz. Por otra, han hecho un solitario de cada uno de esos seres. Las democracias capitalistas no han creado la igualdad sino la uniformidad y han substituido la fraternidad por la lucha permanente entre los individuos. Nos escandaliza el cinismo de los emperadores romanos que le daban al pueblo "pan y circo", pero ¿qué es lo que hacen hoy la televisión y los llamados "ministerios de cultura"? Se creía que a medida que se ampliase la esfera privada y el individuo tuviese más tiempo libre para sí, aumentaría el culto a las artes, la lectura y la meditación. Hoy nos damos cuenta de que el hombre no sabe qué hacer con su tiempo; se ha convertido en esclavo de diversiones en general estúpidas y las horas que no se dedica al lucro, las consagra a un hedonismo fácil. No repruebo el culto al placer; lamento la vulgaridad general.


Imagen: Certeza, de Mademoiselle Lala en Devianart.


10 comentarios:

marichuy dijo...

Querida Aurore

Cierto que durante el siglo XIX no todo fue todo miel y rosas. Aún así, me declaro decimonónica. Sin remedio.

Aurore Dupin dijo...

Queridísima:

Es que en nuestro México mágico, folklórico y pichicato, vivimos en el tiempo cíclico, mítico; el lineal, histórico, se queda en plano cartesiano.

Síp, decimonónicas seremos.

chilangoleon dijo...

opino=lo=mismo=yo=estoy=rodeado=de=puro=
pinche=hedonista=tipo="mocho=teibolero"=
que=se=escandalizan=por=un=tatuaje=pero=
nipio=dicen=de=que=se=meten=con=zorras=a=
sueldo=cuando=van=a="comer=con=clientes"=
jhajha!

Aurore Dupin dijo...

Chilangoleon:

La dictadura de las mayorías...PRIANistas. Además de hijos de puta, reniegan de éstas con su doble moral.

Tsss.

Saludos.

Kyuuketsuki dijo...

Yo sí amo profundamente esta época, a pesar de todos sus enormes defectos. Si, hay una vulgaridad general... pero también es cierto que es la época en la que hay mayores posibilidades de crecimiento para una persona común.

Aurore Dupin dijo...

Kyuuketsuki:

Sin duda.

Por otra parte, el empleo desperdiciado de excelentes herramientas es de todas las épocas; nomás hay que ver a los niños Ibero.

Saludos.

malbicho dijo...

O_o

volvió Aurore...

...¡¡¡!!!

^:^

Aurore Dupin dijo...

Malbicho:

Pos' eso dicen por ai'*. Pero uste' no se crea.

*Con polisemia

:D

JUAN CARLOS MC.DONALD dijo...

WOW!!!!!! EXCELENTE TU BLOG, GENIAL ESTA ENTRADA!!! DE VERDAD TE FELICITO, ME GUSTA EL CONCEPTO QUE LE IMPRIMES A CADA DETALLE Y TE INVITO A QUE TE PASES POR MI NOSTÁLGICO, OSCURO, TRISTE Y DEPRESIVO BLOG DE INVIERNO BIPOLAR PARA QUE ME DES TUS MAS SINCERAS IMPRESIONES AL RESPECTO. DESDE HOY TE SIGO. TE ESPERO POR EL MIO ...

www.juancarlosmcdonald.blogspot.com

Aurore Dupin dijo...

Juan Carlos:

Gracias por tus comentarios.