abril 01, 2010

Anfiteatro, centuriones y otros...

Golconde. Magritte.


Se trataba de una conquista callada e insensible, que avanzaba día a día, y contra la que nadie se resistía, porque nadie conseguía darse cuenta de ella. Y los conquistadores, ¿quiénes eran?

Ni siquiera el viejo Beppo, que se daba cuenta de tantas cosas que los demás no veían, observaba los hombres grises que recorrían, incansables, la ciudad y parecían estar siempre ocupados. Y eso que no eran invisibles. Se les veía, y no se les veía. De algún misterioso modo eran capaces de pasar desapercibidos, de manera que no se les observaba o se volvía a olvidar, en seguida, su aspecto.

Así podían operar en la clandestinidad, precisamente porque no se ocultaban. Y como nadie reparaba en ellos, nadie les preguntaba de dónde habían salido y de dónde salían, porque cada día eran más.

Circulaban por las calles en elegantes coches grises, entraban en todas las casas, se sentaban en todos los restaurantes. Muchas veces hacían anotaciones en sus agendas.

Eran unos hombres vestidos con trajes de un color gris telaraña. Incluso sus caras parecían ser de ceniza gris. Llevaban bombines y fumaban pequeños puros grises. Cada uno llevaba siempre un maletín gris plomo.

Momo. Michael Ende.


"Magritte se incorporó al grupo del intelectual francés André Breton, que junto con otros artistas como Salvador Dalí, Luis Buñuel, Joan Miró o Benjamin Péret, trazaron nuevos caminos en la pintura, en la poesía, en el teatro, en la fotografía, en el cine, en fin. El surrealismo, una de las corrientes artísticas más importantes de la era moderna, se planteaba ver más allá de la realidad y encontrar los sueños".

Felipe Calderón Ipse dixit.


Cuando envejece el diablo se hace ermitaño


Luis Felipe es alto para su edad
Dale algunos céntimos
Su sombrero será muy pequeño
Dale dos corbatas
Mentirá todos los días
Dale otra pipa
Su madre llorará
Dale un par de guantes
Perderá sus zapatos
Dale café
Tendrá bombillas
Dale un corsé
llevará un collar
Dale unos tirantes
Cuidará ratones
Dale una pala
Subirá en avión
Dale sopa
Hará una estatua
Dale unos cordones
Comerá grosella

El señor Luis Felipe
Que vive de píldoras y de carpetas
Se come a su madre
Y pierde el tiempo caminando

B. Péret en El Gran Juego
Versión de César Moro


“Magritte, sin duda alguna, como podemos observar, fue, en este sentido, uno de sus mayores exponentes. Sus cuadros muestran sorprendentes yuxtaposiciones de lo común y lo extraño. Tenía un repertorio de imágenes sugestivas, obsesivas, incluso, en entornos ordinarios, pero que, si se miran bien, eran entornos congruentes”.


"En el mundo invisible de este artista {Magritte} hay muchas cosas que son visibles. Es visible su aportación a nuestra cultura contemporánea, además del deseo de poner al alcance del gran público un bien cultural de carácter universal".

Alonso Lujambio. Magister dixit.

“Ya se ha mencionado aquí diversas figuras, hay muchas que podremos encontrar en la exposición. Las rocas que flotan en el aire, las enormes manzanas, que ya describía Lujambio; las flores, cubriendo el espacio de una habitación; la lluvia de personajes. En fin.”

Argumento ad baculum.


“Se dice que no tenía rival como maestro de la pintura desconcertante, y él mismo escribe a propósito de ello: Mi voluntad es hacer que en la medida de lo posible, decía, los objetos más familiares griten; el orden en que generalmente se colocan debe, evidentemente, ser trastocado. Las grietas que vemos en nuestras casas y en nuestras caras yo las encontraba más elocuentes en el cielo”.

Oh, México mágico, de surrealista a metarrealista.



Kabeza


No teman, legionarios (la justicia "mundana" no les tocará)


Literatura "infantil" censurada por la dictadura argentina (quién sabe por qué)


Eduardo Salles.

4 comentarios:

Doctor Gurma dijo...

Pero México no es surrealista, ni metarrealista: México es costumbrista. Post-apocalíptico, pero costumbrista.

marichuy dijo...

Querida

Con perdón de nuestro estimado Doctor Gurma, iba a decir que México no podría ser más surrealista... pero pensándolo bien, me temo que aún podemos llegar más alto.

Y por favor "hablemos bien de México", para que Felipito no se angustie.

Besos desde la realidad alterna

Aurore Dupin dijo...

Estimado doc:

Como definió Roger Bartra en las reflexiones finales de La jaula de la melancolía, somos desmodernos sin haber sido modernos.

Saludos.

Aurore Dupin dijo...

Queridísima:

Según las arengas oficiales, somos el mejor país maquilador, ¿qué más podemos pedir? Recreamos como nadie el asno de Verona descrito por Voltaire.