noviembre 02, 2009

en busca del milagro perdido


Está claro que lo mío no es ser devota, rezandera, ni nada parecido. Lo que no parece estarlo tanto, es mi punto de escisión con la religiosidad. Yo no tengo problema alguno con la religión en sí; entiendo y respeto las creencias de los demás [adeptos de cualquier Credo, aunque me confieso poco tolerante con los promotores del Evangelio que suelen llamar a mi puerta a las siete de la mañana en ¡sábados y domingos! y que más semejan a políticos panistas en busca del voto popular… que a verdaderos religiosos].  


No. Mi problema es con los intermediarios... sea Ratzinger, Norberto Rivera, Onésimo Cepeda y demás sucedáneos e imitadores. En cualquier aspecto de la vida, llámese comercio o religión… los intermediarios son un lastre sumamente dañino.


Por ello, a mí me gustan las Iglesias vacías de sermones y damas devotas de la vela perpetua; y por ello, no me gustan los confesores ni guías espirituales/religiosos... pero sí algunos "Santos" (bueno, no muchos a decir verdad). Un ejemplo, el Apostol Judas Tadeo, cuya feligresía -mexicana- se ha acrecentado considerablemente y sin necesidad de publicidades cansinas (como sí ocurre con la Guadalupana), ni imposiciones mediáticas o gubernamentales (a raíz del arribo de la Derecha Católica Panista a la Presidencia de la República).


La devoción en torno suyo ha crecido tanto, que este crítico año 2009 la zona aledaña al Centro Histórico de la bien amada Ciudad de México ha sido un caos, con varios cruces viales importantes cerrados (Paseo de la Reforma, Av. Juárez y Av. Hidalgo). Y es que hace unos días, el 28 de octubre, fue el día de su santo, el día de venerar al Apóstol de los casos desesperados y defensor de las causas perdidas. Cuentan que Judas Tadeo es el Santo Patrono de la Ciudad de México, aunque no sé si sólo lo digan porque aquí es donde se asienta el mayor número de sus devotos a nivel nacional. Lo que sí creo, es que a juzgar por las condiciones actuales de la Patria Mexica, Judas Tadeo bien podría convertirse en el Santo Patrono de la Nación, la cual parece debatirse, ya no por avanzar, sino tan sólo por no convertirse en una causa perdida, porque caso desesperado… hace rato que lo es. Y visto que sus dirigentes son una punta de ineptos e hipócritas; tan faltos de ideas y arrestos (en especial, el tipo que cobra como Presidente de la República y los palafreneros que lo secundan, tanto en la Casa Presidencial como en la Tv y los libelos periodísticos a su servicio); asumido –no sin pena- que los ciudadanos apenas medio balbuceamos algún queja bien fundamentada, cuando ya la hemos olvidado para abocarnos a la inmediatez del twitteo y antes de que el país se nos termine de caer en pedacitos, México parece estar urgido de un gran milagro. Uno portentoso, que nos ayude a sacarlo del pozo oscuro en que se encuentra hundido (y de paso, refundir a los panistas en el oscuro rincón del cual nunca debieron haber salido). Pero debe ocurrir antes de que ya no quede nada por salvar y antes de que Felipe Calderón, socios, amigos y jefes acaben de repartírselo y de entregar al mejor postor lo poco que aún nos queda. Lo que no sé, es si Judas Tadeo pueda ayudarnos. Será Santo Patrono de los casos desesperados y defensor de las causas perdidas, pero es de suponer que hasta para él existan limitantes y que MILAGROS, con mayúsculas, ni él pueda hacerlos...


Y por cierto, ahora vengo a enterarme que Judas Tadeo era, quizá, el Apóstol más tolerante y “progresista” de los 12 que acompañaban a Jesucristo. Un motivo más para que me siga cayendo bien (dar click aquí si les interesa leer algo al respecto San Judas Tadeo el Apóstol de la Tolerancia...) cosa que por otra parte me lleva a confirmar que San Judas no es el Santo de la devoción de la derecha católica que mal gobierna este país... la cual más parece ser más afín a la veneración de San Benito Mussolini...





8 comentarios:

sue dijo...

Yo también he leído una versión de Judas Tadeo muy diferente a la que ha dado la derecha católica, y una versión muy distinta de quién fue Jesús de Nazaret. Pero claro, cuando se trata de mercadear con la fe la verdad es lo que menos importa.

La devoción no hace al monge, pero tú tienes un gran espíritu que pasa de intermediarios. Yo creo que eso es mucho mejor que cualquier creencia borregil.

Un saludo.

Aurore Dupin dijo...

Buenas son las preces modernas en pegantinas sallesinas:

"Juditas, plis, quítame al pen(...) que tengo al lado"

Caso difícil y desesperado.

Besos tolerantes :P

marichuy dijo...

"cuando se trata de mercadear con la fe la verdad es lo que menos importa"

Sue

No pudiste decirlo mejor y para practicar eso que mencionas, nadie mejor que la alta Jerarquía Eclesiástica.

Saludos y gracias

marichuy dijo...

Aurore

Eso me recordó un trillado chiste

Frente a la efigie de San Judas están hincados dos hombres. Uno es un pobre desempleado, que no ha comido nada en todo el día (ya ves que en este país casi no hay), quien le ruega al Santo le haga "el milagro" de encontrarse siquiera 50 pesitos para poder comer ese día. Mientras, el otro hombre, a todas luces pudiente, suplica que el gobierno de FECAL le adjudique la licitación de (por ejemplo), la fibra óptica; claro que él ora en silencio y entonces harto de los lamentos del pobre hombre hambriento, se voltea y le dice "aquí están los pinches 50 pesos, pero ya cállate, no me lo distraigas con esas nimiedades” (no olvidemos que hasta entre devotos hay clases, querida),

Besos milagrosos

Strika dijo...

Querida:

México se hunde cual Titanic tropical y no hay milagro que lo salve. Perdona el pesimismo, pero como tú misma dices es demasiado pedirle al pobre de San Judas. :-S

Besos desesperanzados

marichuy dijo...

Querida Strika

Quisiera tener un argumento con el cual rebatir tu desánimo; pero no lo encuentro.

Besos ídem

Ana dijo...

a que Marichuy! buena se la pusiste a San Judas...
creo que no podra solito...
por lo pronto mejor le pido por mi caso desesperado y despues por los problemas del país... quien quite y me haga primero el milagrito a mi...
a eso se le llama interés, creo
abrazos
=D

marichuy dijo...

Ana

O sea que tú -como el personaje del chiste- abogas porque no te lo distraigan, pues lo tuyo importa más.

Abrazos