julio 13, 2009

gomorra...

A la gran mayoría de las personas, no les gusta ver o saber del horror. Y no me refiero al cine gore, precisamente; sino al horror cotidiano. A qué fin, se preguntan, si la vida ya es lo suficientemente triste, voy a perder mi tiempo enterándome de cosas feas. Quizá tengan razón; mejor cerrar los ojos o voltear la cara, antes que dar de lleno con la cruda realidad. Hace unas semanas, escribí un post sobre el libro Gomorra de Roberto Saviano; no era una reseña del libro, sólo algunos apuntes surgidos tras el impacto producido por su lectura. La gomorra nostra lo titulé, pues consideré que el Golfo de Nápoles es como un espejo en el cual los mexicanos encontramos más de un reflejo. Y sucedió que no pocos de los comentarios recibidos, convergían en un punto más o menos similar: "y yo para que quiero saber nada sobre cosas feas que pasan en otras partes" Tienen razón, para qué hablar de fealdad habiendo cosas tan bellas en la vida... como Italia, por ejemplo. Uno mira ese país, su rico pasado o su pujante contemporaneidad y casi quiere hacer un reclamo a la naturaleza y a los Dioses, por haber dotado a esas tierras con tanta belleza y arte. En ese sentido, hablar de La Bella Italia y de fealdad al mismo tiempo, pareciera una contradicción. Pero no lo es y ahí esta la camorra napolitana para darnos la razón. Si bien Gomorra el filme, no refleja ni remotamente la totalidad de horrores retratados por Roberto Saviano en su libro (sería imposible condensar en 137 min., la cantidad de sucesos y detalles contenidos en la impactante investigación documental del joven escritor napolitano), con lo puesto en imágenes, basta para hacerse una idea de hasta dónde ha penetrado el poder de la camorra napolitana.

En el filme convergen cinco pequeñas historias entrelazadas por los tentáculos de la camorra, acorde a sus diversas áreas de operación. Vemos a un niño de no más de 12 años -Totó-, quien funge como aprendiz de puchador (el que transporta y hace pequeñas entregas de droga); a un par de adolescentes con pocos alcances intelectuales, cuyo sueño es ser Tony Montana (Scarface) y desbancar a los capos colombianos de Miami; un pagador de la mafia; un talentoso couturier (Pascuale), capaz de confeccionar atuendos... a imagen y semejanza de los modelos creados por los grandes diseñadores; y a un hombre especializado en disposición ilegal de desechos tóxicos. Está claro que el filme no pretende ser una guía turística, ni un video para incentivar el turismo en Italia, ahora que andamos en recesión mundial. No; si algo queda de manifiesto, es que ni los guionistas ni su director, tienen una postura complaciente. No hay una sola imagen que avale la mítica belleza italiana; tampoco, un hombre o una mujer que haga justicia a la fama de bellos y bellas que tienen los italianos. Aquí todo es gris, sucio y desolado. Hay hombres y mujeres pobres y carentes de esperanza, quienes viven atrapados en un mar de corrupción, violencia e intimidación; cercados por los extendidos poderes de la mafia napolitana, la cual ha invadido todos los aspectos de la vida social y económica del lugar. No parece haber sector de la economía, la industria y hasta el arte, que no haya sido tocado por la camorra. Y si no puede controlar o conseguir lo que desea, la camorra se encamorra y entonces sí, no hay poder humano que salve al pobre que se haya atrevido a desafiarlos.

Italia con tanta luz, con ese mar Tirreno tan azul, con esa alegría de vivir que parecieran tener sus habitantes... esa Italia es inexistente en Gomorra. La comunidad italiana retratada aquí no parece conocer ni la alegría de vivir, ni las ilusiones. Los gánsteres de Gomorra, no tienen nada que ver con los creados por Hollywood. Curiosamente, en un filme producido en la tierra de Armani, sus protagonistas no visten con prendas del diseñador; tampoco lucen apuestos, ni son bonachones. Y pese a vivir tan cerca del Vaticano, nadie compra absoluciones papales por 100 millones de dólares. Todo es desnudez; es el horror al desnudo, desprovisto de atenuantes y retratado con absoluta frialdad (la historia de Totó resulta especialmente impactante; ese niño ejemplifica el no-futuro: si alguien a los 12 años transporta droga y es capaz de "vender" a su vecina con tal de salvar su pellejo, significa que el futuro está cancelado). Dicen que en Brasil, en las pobrísimas favelas de Río, los niños sueñan con escapar de su destino... jugando al futbol; pues en el Nápoles de Gomorra, los niños y adolescentes sueñan con escapar de su medio... siendo criminales. Es decir, sueñan con escapar de su desolado futuro... cancelándolo.

Gomorra funciona como una metáfora de lo que siempre ha acontecido en el mundo: la albeante riqueza de unos cuantos, está edificada sobre el trabajo y la vida inmunda de millones. Gomorra es el neorrealismo llevado a sus últimos límites; la vida misma, sin héroes ni villanos. Gomorra hace ver a la desolación de Rocco e i suoi fratelli (1960), como un cuento romántico. Pero sobre todo, nos restriega en la cara la desesperanza global: aunque no vivamos en Nápoles ni percibamos de manera directa la criminalidad de la camorra napolitana, de alguna u otra forma... todos estamos inmersos en ese mar de desolación. Y si a pesar de lo visto y leído, uno todavía duda pensando si esta Italia tan decadente y desolada, sea la misma que antaño albergó a Leonardo, Miguel Angel y a tantos otros hombres extraordinarios, no tendrá más remedio que contestarse afirmativamente: la Patria de todos estos egregios hombres... es también, la cuna de la camorra ecamorrada... y de Il Cavalieri Silvio Berlusconi. Todo cabe en la generosa Italia, hasta el neofascismo resurgido con el aval de sus habitantes.

trailer


(Gomorra, de Matteo Garrone. Italia 2008. Basada en la novela de Roberto Saviano. Con Toni Servillo, Gianfelice Imparato, Maria Nazionale, Salvatore Cantalupo, Gigio Morra, Salvatore Abruzzese). Y aquí, una muy buena reseña sobre el filme: La Gomorra.

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
El código sexual de la mafia napolitana es tajante: "Nunca debajo de una mujer". Así lo comenta en un artículo muy bueno el escritor Roberto Saviano, autor de Gomorra. El artículo se publica en El País:

Con frecuencia reflexiono sobre cómo se educa en territorio mafioso: en esos lugares, una gran parte de la formación del hombre y la mujer pasa a través de la sexualidad. Quizás nada explique mejor el código sexual que rige en esas tierras que la imposibilidad de que ningún ámbito se sustraiga a la lógica férrea de pertenencia, jerarquía, poder, control territorial. Reglas complejas, ritos rigurosos, vínculos inquebrantables. Una sintaxis inflexible y eternamente idéntica regula desde la adolescencia el comportamiento sexual de los mafiosos. "Nunca debajo de una mujer" es el imperativo con el que se educa. Si mientras haces el amor, decides estar debajo, estás eligiendo someterte incluso en la vida de todos los días. "Nunca sexo oral". Recibirlo es lícito, hacérselo a una mujer es de "perros". A este viejo código se atiene todavía gran parte de las nuevas generaciones de adeptos, obsesionados no sólo por su virilidad, sino también por cómo ejercerla. Hacerlo de acuerdo con esas rígidas reglas se convierte en un rito con el que reafirman su poder. Unas normas claras e indelebles que están vigentes en casi todas las zonas de la N'drangheta, Camorra, Mafia y Sacra Corona Unida y que significan algo más que el simple espejo de una cultura machista. (...) En 1994, Antonio Magliulo de Casal di Principe intentó cortejar a una chica, pariente de un hombre del clan de los Casalesi y que estaba prometida a otro miembro del clan. Magliulo le hacía muchos regalos e, intuyendo que quizás la chica no estaba muy contenta con su boda, insistía. Estaba enamorado de esta mujer mucho más joven que él y la cortejaba como es habitual en su tierra: bombones Baci Perugina por San Valentín, un cuello de piel de zorro en Navidad y, siempre, postegge, es decir, como un poste esperándola a la puerta del trabajo. Un día, en pleno verano, un grupo de afiliados del clan de Schiavone le citó en la playa de Castelvolturno para aclarar ciertas cosas. Ni siquiera le dejaron hablar. Mauricio Lavoro, Giuseppe Cecoro y Guido Emilio le dieron un golpe en la cabeza con un palo con clavos, le ataron y le metieron arena en la boca y en la nariz. Cuanta más arena tragaba para respirar, más le metían. Murió ahogado por una pasta de arena y saliva que se le había solidificado en la garganta. Fue condenado a muerte por cortejar a una mujer más joven, consanguínea de un importante afiliado, y prometida. Cortejar, pedir una cita, pasar una noche juntos es compromiso, riesgo, responsabilidad. Cuando ante el tribunal, los arrepentidos contaron estos y otros asuntos semejantes tratando de vencer la incredulidad de los jueces, dieron una explicación que es una síntesis inigualable: "Señor juez, aquí follar es peor que matar. Es mejor que mates a la mujer de un jefe; a lo mejor te perdonan. Pero si follas con ella, estás muerto".

via moleskine literario »
********************************************

44 comentarios:

Potter dijo...

Pues mi querida han pasado ya un par de meses desde tu primera publicación de Gomorra, y desde ese momento y tan solo hace una semana encontré la novela de saviano, rayada, señalada, comentada y subrayada (por demás), pero con todo y eso la compré, solo por estar cerquita de tu lectura.
Ahora ví algún trailer de la peli del año pasado y a decir verdad, la violencia y crudeza es endemica en nuestras tierras. Y más aún cuando el poder de la propiedad (intelecual, material, la que sea) se ve atentada, somos y reaccionamos como la entomofauna sin su medio, luchamos y nos revolcamos por ella como si no pudieramos vivir.

Es interesante tu punto de vista mi Diosa. Como siempre un gusto leerte justo antes de ir a dormir

Besos!

tu corazón de Pollo

Aurore Dupin dijo...

Queridísima:

Entre Los olvidados de Buñuel, Ciudad de Dios y Gomorra, las fronteras son puramente lingüísticas -sólo gramaticalmente hablando- porque el lenguaje es común; como lo expresara O. Paz:

(...) "Es algo más que un cine realista. El sueño, el deseo, el horror, el delirio y el azar, la porción nocturna de la vida, también tienen su parte. Y el peso de la realidad que nos muestra es de tal modo atroz, que acaba por parecernos imposible, insoportable. Y así es: la realidad es insoportable; y por eso, porque no la soporta, el hombre mata y muere, ama y crea".

Mi adorado maestro de matemáticas lo expresó lacónicamente: "A los que nos pasamos la vida buscando la realidad, cuando por fin lo logramos la hallamos tan fea que mejor la volvemos a enterrar"

Besos escapistas.

Hugo Benitez dijo...

Hola Linda.

Gomorra es una película espeluznante, aterradora… la escena de Toto vendiendo a su vecina, la tuve en mis sueños por varios días es escalofriante, sintetiza, la renuncia a todo, el abandono a todo, la rudeza que puso a Toto ahí, y la rudeza con la que Toto le paga al mundo… la misma rudeza con la que Neo (O mejor le cambiamos esa N y le ponemos una L) persigue mujeres… terrible, creo que son seres humanos vacíos... muy, muy, muy vacíos ya ni el prozac le hace linda.

Ahí te dejo un beso, en este espacio que alguien, que a veces se confunde con casi nadie, siempre, siempre visita un abrazo

marichuy dijo...

Potter

Mucho me temo que el libro de Saviano no será lo más grato que hayas leído; nada de realismo mágico, ni de historias románticas con héroes rescatando a su pueblo de las desgracias, o de las garras de villanos. Aquí sólo hay realismo crudo y duro.

Y tienes razón querido: tal parece que nuestras sociedades, les gusta regodearse en sus propias inmundicias.

Un besote y gracias

marichuy dijo...

Aurore querida

Y lo más terrible es que "Los olvidados", siegue vigente 60 años después. Y todavía más, es una cuestión global; no sólo atañe a esos tres países. Ayer mientras veía el filme, no podía dejar de pensar en Berslusconi y sus bacanales llenas de jovencitas que por unos euros le sirven a ese tipo y asus compinches. Otra camorra, sólo que esta si viste Armani y se perfuma con Chanel. Es el hiperrealismo, querida.

Un beso

marichuy dijo...

Hugo

Es terrible. Una de las mejores reseñas que he leído, que no es profesional, dice en una parte: "Gomorra no es cine de género gangsteril, aquí los crímenes son reales y a conciencia, y como en 'Caché' (Michael Haneke/Francia 2005), nos surten a todos".

Así de dura es.

A mi la historia de Totó me pudo matar; ese niño casi inocente, con esos ojos tan vivos y ya perdiendo su razón de ser.

Un beso

MauVenom dijo...

Oye por tu culpa tengo urgencia de leer ese libro... la estaba conteniendo y ahora sales con este post

es que tengo muchos libros por leer esperando en la repisa

ni modo, lo compraré ya

la película si la veo será después de leer... curiosamente cuando ibas narrando lo poco alégorico del escenario pensé en Rocco y sus hermanos

busquemos pues el libro que creo había evadido un poco pues me pesa la actual situación de nuestro país... y según los datos que he estado viendo de la mafia italiana se queda corta con la de tu patria mi querida Marichuy (que vergüenza)

Besos.

MauVenom dijo...

Mari no había escuchado que tenías de fondo como segundo track "Wish you were here"

no sabes Mari

no sabes

*suspiro.

MauVenom dijo...

Sometimes you can't make it on you own!!!!

:´(

ok... ya me voy.

El Caballero dijo...

Salut.

lastresyuncuarto dijo...

Querida Marichuy, me alegra que por fin hayas podido ver la película.

Es cruda, pero es una realidad, no es el sueño de la Italia bonita, bella, con historia, es la cruel, la que viven día a día muchos italianos, no solo en el sur, supongo que el libro es mucho mejor, pero la película no es una película gringa, y no quita la fealdad que impera, no solo en Italia, sino en todo el mundo.

Si es para sufrirla, por fin la has visto, y por mucho vale la pena. 100% recomendable. Yo por el momento paso de volver a ver Los Olvidados, me da tanto pesar pensar que seguimos igual.

Abrazos y feliz domingo

Dilbertina.

marichuy dijo...

Mau

¿No leíste mi post sobre el libro? Sí, ya me acuerdo que hasta ironizamos sobre ese gran humanista llamado Silvio.

Es curioso, pero yo prefiero ver el filme primero y luego leer el libro. De lo contrario -como en este caso-, corro uno el riesgo de comparar negativamente a la película.

Al final, antes de los créditos, pasan algunos datos; uno en especial (lo verás en el libro) te hace estremecer: en los últimos 25-30 años la camorra napolitana ha sido responsable de unas 4000-5000 muertes. Uno como mexicano ve eso y no puede menos que sentirse pésimo: en los tres años de "guerrita" del gobierno de Calderón... llevamos casi diez mil muertos(¡!)

.........

Pues cuéntame, ja

Besos

marichuy dijo...

Salut Chevalier

marichuy dijo...

Dilbertina querida

Pues sí, pro fin se estrenó el viernes pasado y como no creo que dure mucho en cartelera, de una vez fui a verla.

Es la viva imagen de la desolación global; así de simple. Y en un descuido, en México estamos igual o peor.

Un abrazo

Ana dijo...

Hola Marichuy!
recuerdo que en aquella entrada te comenté que "la curiosidad mato al gato" ... por que realmente me intriga leer el libro...
pero como que le saco... adopto el comentario que hace Aurore de su maestro de matemáticas... nuestra realidad, en nuestro paía, en mi estado, en mi cuidad, actualmente es tan fea y tan cotidiana que mejor enterrarla o cerrar lo ojos como tu mencionas al principio...

valdrá en algo "dejar hacer dejar pasar"...?
solo engañarse uno mismo

un abrazo escapista también
:S

Aurore Dupin dijo...

O a lo Cioran:

"Sólo tenemos elección entre verdades irrespirables y supercherías saludables. Unicamente las verdades que no permiten vivir merecen el nombre de verdades. Superiores a las exigencias de lo vivo, no consienten en ser nuestras cómplices. Son verdades "inhumanas", verdades de vértigo que rechazamos porque nadie puede prescindir de apoyos disfrazados de eslóganes o de dioses. Lo que resulta desconsolador es ver que en cada época son los iconoclastas o los que pretenden serlo quienes suelen recurrir a las ficciones y a las mentiras"

Verdades como puños. Vox populi.

Me voy a evadir con los remedios de Remedios y dos litros de café cordobés.

Besos surrealistas.

marichuy dijo...

Ana

Es increíble que viviendo en este México nuestro tan violentado, criminalizado y corrompido, leer y luego ver Gomorra, resulte tan impactante. Pero así es. Y claro, cuando algo aparentemente tan distante te resulta tan cercano, por supuesto que prefieres volver la cara.

Un Abrazo

marichuy dijo...

Aurore querida

Cuando llegamos al admiradísimo Cioran, es que ya vamos de gane. Ese hombre decía... verdades como puños; o irrespirables para decirlo en su propio lenguaje.

Buen viaje con los remedios de Remedios y tus ¿dos litros de café?

Besos semidespiertos

Aurore Dupin dijo...

Querida:

Sí, es mi "agua de uso".

Besos pueblerinos.

Champy dijo...

Pues te puedo comentar honestamente que hoy me caes muy gorda, detesto las políticas de distribución de nuestra amada patria donde a mi me llegan los títulos 4 meses después que a ti....
Sabes lo mucho que em atraen esos universos plagados de principios, donde la palabra es la ley como en nuetro clásico, y el respeto es natural, donde la Simulación no cabe, mientras que la adulación es respirable.

Pues ojalá que no me afecte, porque los últimos días he andado de un vulnerable...

El HAMBURGUESO me regaló AOT Redux y..... ta'cabrón reconocer muchas cosas, cuando lo consigues (al menos en mi caso) duele.

2046

Doctor Gurma dijo...

Marichuy: Pues ahora tengo de tarea también revisar cartelera de cine, no sólo librerías en busca de todas estas muestras de vida y espíritu crítico.

Saludos!

Ivanius dijo...

Creo que en este caso optaré por el libro. No por otra cosa me impuse un razonado exilio del cine: prefiero que mi estremecimiento sea privado. Lo sobrellevo mejor que ser testigo de la pasmosa indiferencia / insensibilidad en el público, ante el drama como ante la comedia.

marichuy dijo...

Aurore

Querida, después de poner el comentario, reflexioné... y la verdad es que bebemos casi la misma cantidad; sólo que yo -manías mías- prefiero el de Coatepec (que debe ser igual al de Córdoba, je).

Besos kafeinados

marichuy dijo...

Mi champy

Querido, júrote que yo no tengo la culpa, jajá
Como "Gomorra" no es una superproducción gringa, acompañada de una desproporcionada campaña mediática, apenas se estrenó en pocas salas y no creo que dure mucho en cartelera. La mass media mexicana, bien dijo Carlos Bonfil, vive anestesiada por el cine hollywoodense y todo lo que le suene distinto y carente de los clichés hollywoodescos de rigor... no le interesará.

Besos

marichuy dijo...

Mi estimado Doctor

Pero no lo vea como tarea por favor. Será que cuando yo hago, leo o veo algo considerándolo como una tarea... no lo disfruto.

Un abrazo

marichuy dijo...

Ivanius

Yo ya me acostumbré y como por lo general, las películas que me gustan apenas las vemos cuatro despistados, ni problemas con las personas de al lado.

No podr{ia con un autoexilio fílmico como el tuyo. En lo que a mí respecta y parafraseando a Friedrich Nietzsche:

"la vida sin cine, sería un error"

Saludos

Aurore Dupin dijo...

Queridísima:

A ver que día nos vamos a dar una vuelta a Naolinco, en la sierra Veracruzana, o a Cuetzalan, en la poblana (también con un buen café, por cierto).

Besos neblinosos.

marichuy dijo...

Uy querida, nada como un día neblinoso en la Sierra. Ganas no faltan

Al sur del DF, en días claros, después de la lluvia (como hoy), es posible contemplar unas vistas maravillosos con el Ajusco cargado de nubes.

Besos de nube (por Dios, qué cursi línea)

Jorge dijo...

jejeje,

pues me han dado muchas ganas de leerlo. Ya te estaré comentando que me parece

Kyuuketsuki dijo...

La vida real. ¿Que se puede esperar en un país donde son dirigidos por un capo? Y nosotros hemos tenido situaciones bastante similares por aquí....

marichuy dijo...

Jorge

el libro es brutal; brutal en su rigor y en su frialdad. No es una novela donde los gánsteres son idealizados como ocurre con "El Padrino". Nada que ver.

Saludos

marichuy dijo...

Kyuuketsuki

Y lo más terrible es qu ese Capo Neo-fascista fue elegido por segunda ocasión... que la gente quiere al Capo y es neo-fascista. Eso si es triste.

Aurore Dupin dijo...

"Follar es peor que matar"

Adagio comprobado, aún en el intento.

Lo que uno hace por las mujeres...

Besos insubordinados.

marichuy dijo...

"Follar es peor que matar"

Querida y no solamente en cuestiones pasionales. Ya ves los pudibundos e hipócritas gringos, que prefieren matar iraquíes, antes que perdonar a sus políticos que tienen "deslices".

Besos

Vulgo mexicano, yo lo digo así:

"Para la doblemoralina sociedad gringa, primero matar antes que coger... porque es pecado"

Aurore Dupin dijo...

Querida:

Es que a la apoteosis de la pudibundez... follar no se les da.

Otra estrella del folklor mexicano:

"El compadre que no sabe usar la pistola de abajo, nomás usa la de arriba"

Besos capaces.

marichuy dijo...

Querida

Mexicanísima expresión, jajá

Besos nacionales

Aurore Dupin dijo...

Indagando en la red y sus frases deliciosamente anfibológicas:

"Los ojos del muerto: Sistema de ejecución realizada contra aquellos miembros de Cosa Nostra que hubiesen tocado a la esposa de otro miembro. Este consistía en paralizar a la víctima con un cable de acero al cuello, apretando lo suficiente para no estrangularla, pero lo necesario para evitar que gritase. Otro ejecutor, se encargaría con un estilete de arrancarle los glóbulos oculares a la víctima aún con vida."

Concusión: No toque a las esposas de otros miembros.

marichuy dijo...

Queridísima

Ay... hasta me estremecí de sólo imaginarme ese acto. No cabe duda que el hombre es el animal más cruel sobre la faz de la tierra.

Besos impresionados

Aurore Dupin dijo...

Querida:

Allá en el H. General de México fuimos testigos de cosas inverosímiles ... hasta de corbatas colombianas; empero, aun más que las ejecuciones, el estupor proviene de las torturas infligidas día a día: que el arquicórtex cubra al neocórtex es lo aterrador, de tal modo que ni siquiera respetas a los que comparten material genético contigo.

Besos vistos.

marichuy dijo...

Querida Aurore

A mí las llamadas "corbatas colombianas", me horrorizan.

Claro que el horror cotidiano, no por ser menos mediático deja de ser lo que es: una muestra de irracionalidad y deshumanización.

Besos tristes

Aurore Dupin dijo...

Queridísima:

No entiendo a los seres humanos, sólo soy un gato con cuerpo que es igualito al suyo.

Besos de negación.

marichuy dijo...

Querida Aurore

Jajá, me has arrancado un agradable sonrisa. Vivan los gatos, pues

Besos gatunos

Luis Luna dijo...

Marichuy tus comentarios me parecen todos muy buenos y acertados.

Definitivamente a veces es necesario ver y leer "cosas feas y tristes", como el propio Saviano lo dice en su libro, necesitamos conocer para saber donde estamos y a donde queremos ir. ¿Si no cómo?

Muchos saludos y hasta luego.

marichuy dijo...

"necesitamos conocer para saber donde estamos y a donde queremos ir."

Luis

Aunque aveces de nada sirva