marzo 27, 2009

no quiero convencer a nadie de nada

A diez años de la muerte del maestro Jaime Sabines, mis simples palabras son una nimiedad. Mejor no decir nada y dejar que su pluma hable en esta especie de declaración de principios. Una declaracíón que -si la luna saliera de día y el sol de noche- yo habría querido escribir.

"No quiero convencer a nadie de nada. Tratar de convencer a otra persona es indecoroso, es atentar contra su libertad de pensar o creer o de hacer lo que le dé la gana. Yo quiero sólo enseñar, dar a conocer, mostrar, no demostrar.

Que cada uno llegue a la verdad por sus propios pasos, y que nadie le llame equivocado o limitado. (¡Quiénes quién para decir "esto es así", si la historia de la humanidad no es más que una historia de contradicciones y de tanteos y de búsquedas?)

Si a alguien he de convencer algún día, ese alguien ha de ser yo mismo. Convencerme de que no vale la pena llorar, ni afligirse, ni pensar en la muerte. "La vejez, la enfermedad y la muerte", de Buda, no son más que la muerte, y la muerte es inevitable. Tan inevitable como el nacimiento.
Lo bueno es vivir del mejor modo posible. Peleando, lastimando, acariciando, soñando. (¡Pero siempre se vive del mejor modo posible!)

Mientras yo no pueda respirar bajo el agua, o volar (pero de verdad volar, yo solo, con mis brazos), tendrá que gustarme caminar sobre la tierra, y ser hombre, no pez ni ave.

No tengo ningún deseo que me digan que la luna es diferente a mis sueños."

Jaime Sabines
(25 de marzo de 1926-19 de marzo de 1999)




Imagen: Paysage agricole près de Cognac, Charente, France (Yann Arthur Bertrand)

4 comentarios:

Koalbiter dijo...

Hola Marichuy!
Me recuerda como la televisión y la prensa busca dar un pensamiento masticado y digerido para la gente, para evitarles la molestia de pensar.
Me gusto el post, no pueden ser mas acertadas las palabras de Sabines, hay que vivir como si fuera el ultimo día de la vida.

Saludos,
Hugo

lastresyuncuarto dijo...

Mari, sin muchas palabras:

Gracias por el poema, gracias por Sabines, es una hermosa forma de terminar la semana.

Dilbertina, un abrazo

marichuy dijo...

Hugo

Gracias. Yo soy alguito renegada, no veo noticieros de TV, solo leo el periódico y así me evito hacer berrinches, no soporto el sesgo informativo de los tele noticieros mexicano.

Leyendo cosas de Jaime Sabines, para ver que subía al blog, di con esta especie de “Declaración de principios”, que confieso no conocía, y me decidí por ella en lugar de un poema de amor algo doliente.

Saludos

marichuy dijo...

Hola Dilbertina

Fíjate que originalmente iba a subir otro poema suyo, de amor harto azotado, pero al final me decidí por este.

Un abrazo y gracias a ti
Marichuy