enero 02, 2009

jodido mundo

Los cadáveres de cinco hermanas palestinas de 4 a 17 años muertas en el bombardeo nocturno israelí a una mezquita del campo de refugiados de Yabalia yacen en la morgue de un hospital. Agencia France Press

Como hace dos años en Líbano, so pretexto de perseguir terroristas, ahora el ejército de Israel bombardea impunemente poblaciones civiles en Gaza y también, como hace dos años, la ONU demuestra que no sirve para nada, mientras el gobierno de George Bush,
but of course, vuelve a dar su total apoyo a sus socios y amigos israelitas. Quizá exagero, pero me parece que a veces... el gobierno de Israel es tan terrorista como los terroristas a los que dice combatir.

Y mientras estadounidenses, israelíes y demás hipócritas del mundo, demuestran su ceguera y falta de humanidad, un hombre de 86 años sigue dándonos ensayos sobre la lucidez. Aquí la nota de José Saramago:


Israel de el blog de josé saramago de


"No es el mejor augurio que el futuro presidente de Estados Unidos repita una y otra vez, sin que le tiemble la voz, que mantendrá con Israel la “relación especial” que une los dos países, en particular el apoyo incondicional que la Casa Blanca dispensa a la política represiva (represiva es decir poco) con que los gobernantes (¿y porqué no también los gobernados?) israelíes han venido martirizando por todos los modos y medios al pueblo palestino. Se a Barack Obama no le repugna tomar su té con verdugos y criminales de guerra, buen provecho le haga, pero que no cuente con la aprobación de la gente honesta. Otros presidentes colegas suyos lo hicieron antes sin necesitar otra justificación que la tal “relación especial” con la que se da cobertura a cuantas ignominias fueron tramadas por los dos países contra los derechos nacionales de los palestinos.

A lo largo de la campaña electoral Barack Obama, ya fuera por vivencia personal o por estrategia política, supo dar de sí mismo la imagen de un padre dedicado. Eso me permite sugerirle que le cuente esta noche una historia a sus hijas antes de que se duerman, la historia de un barco que transportaba cuatro toneladas de medicamentos para socorrer a la población de Gaza en la terrible situación sanitaria en que se encuentra, y que ese barco, Dignidade era su nombre, ha sido destruído por un ataque de fuerzas navales israeliés con el pretexto de que no tenía autorización para atracar en sus costas (creía yo, ignorante redomado, que las costas de Gaza eran palestinas…) Y que no se sorprenda si una de las hijas, o las dos a coro, le dicen: “No te canses, papá, ya sabemos qué es una relación especial, se llama complicidad en el crimen”.


12 comentarios:

Luis Hau dijo...

Como siempre, el silencio complice de los medios en el mundo hace que estos hechos se encuentren en último lugar en la agenda noticiosa. Peligrosamente se sabe muy poco del asunto.
Curiosamente tenemos como el eterno enemigo favorito a EUA pero el estado Israelí también merece un zapatazo.

marichuy dijo...

Luis

Tal cual: complicidad de medios de prensa occidentales y sesgo informativo. Pero si bien es cierto que el gobierno estadounidense ha sido el principal apoyo del Estado Israelí; no lo es menos, que el gobierno de este último es el principal responsable de este de Tel Avid es ofensiva y como siempre, se hacen las víctimas.

Saluditos

Luis Alvaz dijo...

La complicidad entre Israel y EUA está dictada por el dinero que inyectan los miles de judíos que habitan en norteamérica. El estado creado en 1945 ha sido estratégico para EUA en sus planes por dominar la región del Caspio, la cual tiene los recursos energéticos más importantes del mundo. En virtud de todo esto, cualquier saldo mortal, para estos dos socios, será justificable; ni en nombre de la fe se habían vivido este tipo de sucesos. Al menos antes la batalla era cuerpo a cuerpo; en la actualidad ni las hordas de Saladino podrían contra un misil teledirigido.

Saludos en este terrible inicio de año.

LUIS TORRES dijo...

Tan solo dos generaciones de judios han pasado desde la segunda guerra mundial...sabemos que murieron mas de cuatro millones de judios y los ke quedaron se fueron a lo que hoy conocemos Israel..

Asi allan muerto cuatro cinco o diez millones de judios, ellos no tienen ningun derecho de asesinar a vecinos..
la estupidez humana nos lleva a la autodestruccion, y no hay marcha atras.

marichuy dijo...

Luis Alvaz

Cómplices, eso es lo que son. Y sobre el dinero que los ricos judíos inyectan a la economía gringa, es más que evidente y seguro que es la principal razón para que Obama sostenga ese discurso.

Saludos

marichuy dijo...

Luis Torres

La estupidez humana -y la mezquindad, agregaría yo- nos ha llevado a cometer tantos errores y, a como se ven las cosas, nos continuará llevando.

Saludos

chilangoleon dijo...

inches=judios=putos

marichuy dijo...

Chilly

No te vayan a acusar de antisemita; ya ves como son de delicaditos algunos egregios personajes...

A dijo...

Algunas investigaciones recientes lanzan datos de que no fueron cuatro sino dos millones los muertos den el holocausto.

besos contados
A.

marichuy dijo...

Querida A

Así hayan sido 10 millones, lo que nunca se dice -o se dice poco- es que en el holocausto también murieron cientos de miles de gitanos, homosexuales, comunistas, católicos y creo que hasta personas de color (negros, pues). Pero tal pareciera que ellos no eran tan importantes como los judíos

Besos renegados

Luis Alvaz dijo...

El punto no es "murieron millones de judíos", "cientos de miles de gitanos", "millones de rusos, polacos, franceses, ingleses, etc."; el punto -y siempre lo ha sido- es que murieron millones de PERSONAS, y aún siguen muriendo (fuera y dentro de las fronteras de Gaza), por las mismas inútiles causas, por el mismo fascismo y el mismo terror, por la misma mano de hombre matando hombres, mujeres, niños, ancianos, mentes, ideas, causas, ideales...

Cuando matan a palestinos en Gaza, o a judíos en cualquier parte del mundo, debería entristecernos a todos de la misma forma; no por colindar o no por cierta causa que pareciera justa para nuestras falaces percepciones.

En verdad me están cansando las conversaciones en torno a lo que ocurre en Gaza, porque sucede lo mismo de siempre: tomamos partido, nos volvemos los jueces, los justos; todo lo etiquetamos. Me harta que digan que los judíos esto, los judíos lo otro... y cuando pase lo contrario: los palestinos estos, los musulmanes lo otro...

Desde esta barricada nada hemos logrado.

marichuy dijo...

Luis

Tienes razón, a veces tanta alharaca no sirve de nada, pero el silencio siempre será peor. Y en cuanto a los vaivenes de nuestras opiniones, en mi descargo diré que hay cosas en las que YO NO transijo: este tema de Palestina, junto con la pena de muerte. Siempre he pensado y pensaré lo mismo.

Saludos